www.flickr.com

domingo, 9 de mayo de 2021

Calendario mayo

Empieza mayo y se acaban las lecciones. 


PD: A ver lo que hemos aprendido.

PD2: El día 30 sigue siendo fiesta; el color blanco es una errata.

lunes, 5 de abril de 2021

Arno (6.180 dm), la alegría de la compañía

 El martes, 30 de marzo, rebuscamos las botas en el fondo del armario para ir hasta el barrio de Olatz (Mutriku) con la intención de subir a Arno (6.180 dm). Tenía mis dudas sobre nuestra (mi) forma física después de tanta inactividad pero no nos (me) fue tan mal.

Llegamos al filo de la nueve y dejamos el coche junto a la ermita de San Isidro. La larga pandemia había traído un par de cambios para este nuevo reinicio. Por un lado, el redesayuno, que quedaba en barbecho en espera de mejores aires, por otro, las nuevas botas de Aimar, que buscaban su bautismo de caliza. 

Comenzamos a caminar disfrutando del precioso paisaje del valle cerrado. Un lugar donde la obsolescencia programada no ha conseguido llegar.


El andar era pausado. Hacía mucho que no sentíamos ese frescor matutino y parecía que no quisiéramos salir de ahí y emprender la ruta.


Encaramos un repecho y llegamos a la carretera. Sin embargo, antes de cruzarla, lo vi salir del camino de enfrente. Un precioso cachorro de perro pastor, de raza indefinida, se nos acercaba y empezaba a hacer buenas migas con nosotros. En un primer momento pensé que precedía a su dueño pero, tras esperar un tiempo y ver que no venía nadie, supuse que sería de algún caserío cercano. 

Continuamos la recién iniciada ruta y nuestro nuevo amigo nos siguió. 



Pasamos del camino a una pista y nuestro compañero seguía con nosotros. Cruzamos vallas, cogimos altura, entramos en terrero kárstico y la confianza cada vez era mayor. Cuando parábamos se dejaba acariciar e, inquieto, saltaba y jugaba con los muchachos. 

Empezamos a buscarle un nombre. 

Llegamos, no sin esfuerzo, a Arno Gurutzea (6.010 dm) pero no nos detuvimos y seguimos hasta el crómlech de hormigón cercano. Desde ahí, descendimos zarceando hasta el refugio y emprendimos el último repecho. Cuando alcanzamos la cumbre de Arno, dejamos las mochilas y comenzamos a hacernos fotos. La discusión terminó junto al buzón cimero y dimos por buena la opción de Asier: nuestro amigo se llamaría Arno.



Comimos, los cinco, y descansamos un buen rato antes de emprender el regreso. El descenso fue un contínuo disfrute con Arno que se tornó en pena según divisamos el final de nuestra ruta. Alargamos la despedida ralentizando el paso y nos despedimos viendo el oleaje, no de la costa cercana sino del mar de hierba, antes de abandonar el valle.



PD: Mi amigo, Jesus Mari, me ha dicho que es un cruce de Border Collie y pastor vasco.

jueves, 1 de abril de 2021

Calendario abril

Llega abril, con sus promesas por cumplir.


 

PD: Por ahora la de las aguas no se ha cumplido.

lunes, 15 de marzo de 2021

Calendario marzo

Bueno, un año ya.


 PD: Y contando.

martes, 2 de febrero de 2021

Calendario febrero

Febrerillo loco.



PD: Nunca mejor dicho.

sábado, 23 de enero de 2021

Cerámica o cristal

 Meto el café, cierro la puerta del microondas y...

¡PUF!

Se va la luz en toda la casa. 

Rearmo el diferencial y nada. Voy a la caja de fusibles y veo que ha saltado uno de ellos. Lo subo y vuelve la corriente, pero el microondas ya no da señales de vida.

El 2020 fue un año largo, bisiesto aparte, también para los electrodomésticos de esta casa. Nos dejaron el frigorífico, el lavavajillas, la lavadora, el motor de expulsión de la caldera, la campana extractora de la cocina y la batidora, todos caídos en el cumplimiento de su deber tras largos años de dedicación. Sin embargo, no estoy dispuesto a que el 2021 siga sus pasos. Llamo a Asier, sacamos el aparato de su nicho y procedemos a desmontar la tapa. Son cuatro tornillos, pero uno de ellos esconde una pequeña trampa: es triangular. Asier echa mano de su colección de cabezales de destornillador y apaña al susodicho mientras yo me encargo de los demás. Ante nosotros se nos ofrecen las entrañas de uno de los aparatos más peligrosos de manipular en una casa, pero no le tenemos miedo. Tras un primer vistazo, localizamos un sencillo componente que nos hará recorrer la ciudad y que nos hará dudar de la profesionalidad de los comerciantes locales: el fusible cerámico.



AVISO: Explicación técnica. Puedes saltarte este párrafo si conoces la diferencia entre un fusible de cristal y  uno cerámico.

Antes de continuar, una breve explicación de las diferencias entre un fusible cerámico y el habitual, y más conocido, de cristal. Ambos sirven para proteger los aparatos eléctricos, quemándose y cortando el paso de corriente en caso de sobrecarga. Los dos tienen la misma indicación de amperaje, pero los de cristal cortan para cualquier sobretensión, por breve que sea, y los cerámicos son algo más "lentos" y precisan que esa sobretensión se mantenga algo más en el tiempo (hablamos de milésimas de segundo). Eso es necesario en aparatos en los que hay picos intrínsecos de tensión (lavadoras, lavavajillas, microondas, ...), que harían que un fusible de cristal fundiera cada dos por tres (no el mismo fusible, obviamente), aun no siendo necesario. 

FIN de la chapa técnica.

Y con eso en mente, salimos al Mundo.

En primer lugar, fuimos a nuestra tienda de barrio habitual donde nos suministramos de bombillas, regletas y dispositivos varios del estilo. 

_Buenos días.

_...Naaas.

_¿Tiene fusibles de estos?

_Sí,...

Y, tras mirar la intensidad, nos da uno de cristal.

_Toma.

_Esto, perdona, este no me vale, tiene que ser cerámico.

_¡Qué va! ¡Si es de los mismos amperios! Valen igual, ¿ves?, diez amperios.

_No, no valen igual, gracias.

Salimos, dejando una cara larga de asombro (que no de duda) y continuamos nuestra búsqueda. Esta vez es un comercio especializado en productos electrónicos. Suponemos que aquí sí sabrán del tema y no tendremos problemas.

_Buenos días.

_Buenas.

_¿Tienen fusibles de estos?

_Sí, pero los vendemos en bolsas de diez.

_¿Diez?

_Sí.

_Bueno, a ver.

Nos sacan una bolsa de diez fusibles de cristal

_Esto, perdona, estos no nos valen, tienen que ser cerámicos.

_Pues solo tengo estos.

Aquí no nos dicen que valen igual, pero seguimos buscando.

Cambiamos de barrio y vamos a una tienda de suministros eléctricos para profesionales.

_Buenos días.

_Buenas.

(Básicamente el mismo diálogo infructuoso de antes)

_¿Y sabéis dónde podemos encontrar?

_¿Habéis mirado en "latiendadondesuelenarreglardetodo"?

_No, gracias, vamos a ver.

"Latiendadondesuelenarreglardetodo" ha cerrado y no sabemos qué hacer. Pero, de repente, nos acordamos de la tonadilla de un anuncio de la radio donde te animan a pasar si necesitas arreglar cualquier cachivache de casa. Nos acercamos esperanzados y nos detenemos frente a un escaparate del siglo XX plagado de artilugios. En la puerta, un cartel solicitando un profesional que sepa arreglar aparatos eléctricos dice que los "manitas aficionados" se abstengan de venir. Nos atiende una señora.

_Buenos días.

_Buenas.

_¿Tienen fusibles de estos?

_Sí, toma.

Y nos planta uno de cristal.

_No, de cristal, no, lo necesitamos de cerámica.

_Son iguales, ¿ves? Diez "amperes".

_Sí... ya... pero no.

_¡Diez "amperes" son diez "amperes"!

_Es que lo necesitamos de cerámica.

_Espera a ver.

Refunfuñando, rebusca en un cajón lleno de cachivaches y saca un fusible cerámico de diez amperios. No preguntamos por su origen, lo damos por bueno y nos lo llevamos. Volvemos a casa, lo instalamos, cerramos el microondas, lo enchufamos y ... funciona. Cuando estamos colocando el embellecedor nos damos cuenta de que la bombilla está fundida. Nos miramos en silencio mientras empujamos el embellecedor en su sitio.

Nuestro microondas de bombilla fundida cumple su cometido perfectamente.

PD: Tal vez, en una época que ahora se me antoja muy lejana, busquemos una bombilla para el microondas.

PD2: Tal vez.

PD3: Muy lejana.

miércoles, 13 de enero de 2021

Avances tecnológicos

Dentro de lo que podemos considerar avances tecnológicos en la montaña hasta ahora contábamos con el GPS, las suelas VIBRAM y el GORE-TEX como ejemplos más reseñables. Sin embargo, una reciente publicidad en mi buzón de correo electrónico me hace sumar otro avance más a los anteriores: El bastón de Aventura ajustable.


 No conozco con precisión su funcionamiento pero, por lo que intuyo, con él podrá convertirse una sencilla excursión al Adarra en una épica expedición a los Himalayas.

PD: O viceversa.