www.flickr.com

domingo, 28 de enero de 2018

Las medidas en la cocina

Estando conectado a Facebook me asalta la publicidad del cubo medidor de-fi-ni-ti-vo. Es la solución del siglo XXI para toda esa gente que no entiende el concepto de "cucharilla de café", "cucharadita" o "cuchara sopera" aunque tal vez sea más adecuado pensar que es para toda esa gente que no tiene en casa una cucharilla de café, una cuchara pequeña o una de sopa.


Reflexionando sobre el asunto, me vienen a la cabeza mis primeros pinitos en la cocina de la mano de mi madre y mi abuela. Son momentos en los que uno asume que su mente científica, tan acostumbrada a medir cantidades con precisión, tiene que ser superada en pos de alcanzar la verdad sobre el bizcocho.

De ellas aprendí que "cucharilla de café" o "cucharada sopera" son tanto medidas de volumen como de peso. También me di cuenta de que las cucharas que cada una usaba en su casa eran de distinto tamaño pero que cuando mi abuela hacía el bizcocho en nuestra casa sabía igual que el que hacía en la suya pero distinto al de mi madre.

Tal vez estos cubos sean para la gente que no tiene abuela o para aquellos a los que su madre no les enseñó a cocinar. Sin embargo hay medidas que ambas me transmitieron y que yo lo haré con mis hijos. Son más bien conceptos que nunca podrán ser definidos en forma de volumen o peso, verbigracia, "tanto como nada" o "un sí es no", y el imposible "tu echa hasta que quede así".

PD: Éste último se refiere al hecho de abrir el grifo de la fregadera y meter el bol debajo para añadir agua a la masa de los frisuelos.

jueves, 25 de enero de 2018

Diseño universal

Lo que normalmente conocemos por logos son representaciones de conceptos a través de imágenes esquemáticas que, se supone, se explican por si mismas y todo el mundo entiende independientemente de su lugar de origen o formación. A esa idea se la conoce como diseño universal.

Así, hay un símbolo de accesibilidad internacional de la silla de ruedas para indicar no solo lugares adaptados para usuarios de las mismas sino que, por extensión, se refiere a lugares adaptados a personas con cualquier tipo de problema de movilidad.
 


Visto que el primero de los logos de la imagen superior puede entrar fácilmente en la definición de diseño universal, tendríamos que dejar para los paises occidentales la interpretación de que la imagen del centro se refiera a una mujer por el hecho de llevar un vestido (o túnica corta). Sin embargo, lo que más me preocupa es la interpretación que los seguidores de ciertos cultos religiosos puedan hacer del tercero de ellos pensando que por aquí reservamos los aseos de mujeres y minusválidos para los sacrificios humanos.

PD: Y con un altar plegable de PVC adosado a la pared.

martes, 16 de enero de 2018

Cinco días de diciembre

Quedaba pendiente del año pasado una pequeña reseña de nuestra salida del puente de diciembre. Fueron cinco días que nos sirvieron para recordar aquellos tres días de hace nueve años y terminar unas tareas pendientes.

Recordamos excusiones pasadas,  cuando los niños eran pequeños y arrastrábamos, sentado en un plástico, a un Asier cansado, feliz y contento, y Aimar era el pequeño del grupo (puesto que ya no ocupa).

Repetimos una pequeña ruta y comprobé que Iñaki estaba en lo cierto al afirmar que, lo que yo creía que era Txamantxoia, era en realidad Lapakiza Linzola (tarde pero reconozco que tenías razón, Iñaki).

Visitamos de nuevo la pequeña panadería de Burgui y renové la imagen del panadero esta vez con su hijo (y probamos el impresionante pan de azúcar de Burgui, no de Río de Janeiro).



Conseguimos, a pesar de la nevada, subir al puerto y raqueteamos hasta abrir el apetito. De vuelta, nos desquitamos de la frustada visita a la Venta de Juan Pito con unas migas y un puñado de cucharas (la nieve seguía pero el paso era franco).

Retornamos a la cascada pero sin repetir la foto del agua fluyendo, por razones obvias (aunque a algún iluminado le diera por intentar romperla para hacerle la gracieta a su hijo. ¡Por favor!).



Volvimos a disfrutar de la compañía de los buenos amigos (¿acaso los hay de otro tipo?) porque hay cosas que no cambian.

PD: Cinco gloriosos días.

martes, 2 de enero de 2018

Calendario enero

Llego a tiempo para el calendario de enero.




PD: Aunque tampoco es que me haya ido a ningún sitio.