www.flickr.com

sábado, 25 de febrero de 2017

Mala publicidad (II)

Paseaba yo despreocupado, entretenido en mis vagabundeos mentales, cuando un cartel luminoso me llamó la atención. Tras una primera sonrisa por su ocurrencia, una reflexión más detenida me hizo caer en la cuenta del error y pasé a añadirlo a mi lista de mala publicidad.


Porque, efectivamente, no, los perros no mascan. No, los perros, antes lobos, arrancan la comida en grandes trozos y se la tragan. Es lo que los carnívoros hacen desde hace siglos. Si no pillas cacho, no comes; y hay muchos como tú alrededor de ese venado. ¿Alguien vio alguna vez a una perra enseñando a mascar a sus cachorros?

Con esas ínfulas me dirigí al comercio en cuestión, dispuesto a afearles su conducta al poner un cartel tan equivocado cuando, gracias a Dios, me detuve un momento antes de entrar. Me quedé mirando el interior desde escaparate y, al fondo, vi se amontonaban unas grandes bolsas de lo que era pienso para perros. Bolsas gigantescas con esas galletas o pastillas duras que los pobres animales reciben como comida y que, según nos dicen en los anuncios, son lo mejor de los mejor para ellos (ejem).

Saqué un pañuelo del bolsillo, hice como que limpiaba las gafas, las limpié porque realmente les hacía falta y me di media vuelta mientras me apiadaba de los pobres chuchos. Benditos mejores amigos del Hombre.

PD: Para los asiduos consumidores de documentales de la 2 les recomiendo "Técnicas de caza del lobo siberiano", donde se puede ver la perfecta adaptación de la dentadura de los cánidos al consumo de galletas esteparias.
PD2: Lo de la tilde en "más" aún lo estoy mascando.

No hay comentarios: