www.flickr.com

domingo, 15 de octubre de 2017

Triatlón

El jueves, aprovechando la fiesta y el buen tiempo, nos marcamos un triatlón no previsto que ríase usted del Ironman.

Aunque no respetamos el orden estricto de la prueba, comenzamos con las bicis recorriendo los bidegorris de San Sebastián. El afán de exploración nos hizo decantarnos por ir hacia Lasarte y conocer ese nuevo tramo que lo termina de unir con Zubieta. La temperatura era agradable y la marcha no muy fuerte por lo que el paseo, aun siendo largo, no nos costó demasiado. Llegados a Zubieta, nos detuvimos a descansar en casa de unos amigos. Mientras los niños jugaban en el jardín,  nosotros charlamos largo rato hasta que el reloj de chorizo se terminó y nos tuvimos que ir. La vuelta fue más cómoda que la ida y estábamos en casa a primera hora de la tarde.

El día era demasiado bueno como para dejarlo pasar, nos cambiamos rápidamente de ropa y nos fuimos a la playa a darnos un chapuzón. El gusto de sentir el agua fresca en las piernas palpitantes nos llevó a pensar que el orden de las pruebas en el triatlón no es el correcto.

Como nos faltaba una disciplina más para completar las tres pruebas, al volver de la playa nos fuimos corriendo a por unos cruasanes para merendar.



PD: Que nos sirvieron de trofeos, todo sea dicho.

jueves, 5 de octubre de 2017

Juegos de mesa

Hacemos escala en nuestro paseo sabatino en un centro comercial popurrí con libros, electrónica y video-juegos de acceso libre (sí, ESE centro comercial). Deambulamos por la zona de juegos de mesa y cómics cuando nos topamos con un hombre agachado hurgando en los estantes. Habla con su mujer.

_Vamos a ver éstos, que parecen interesantes.

Coge un juego de mesa titulado "El viaje del Beagle". Se reconoce fácilmente porque la caja tiene la apariencia de un libro antiguo. La verdad es que tiene una presencia magnífica, aunque esconde un pero.

_¡Sergio, mira, ven a ver! - dice en voz alta.

Un chaval, de unos catorce años, que está hojeando un cómic, se digna a levantar la vista y hace un gesto de indiferencia hacia su padre.

_¡Venga! ¡Ven! ¡Que esto es interesante! - repite.

El chaval se acerca desgastando moqueta.

_¿Qué te parece si cogemos éste, Sergio? - pregunta el padre obteniendo un filial gesto de hombros.

_Venga, pues lo cogemos. Ya verás cómo te gusta.

Visto el cariz que va tomando el asunto, intervengo.

_Hola, perdona. Ese juego es una expansión.
_....
_Es que te hace falta el juego original para jugar a ese. Se añade al juego original para jugar más partidas.
_Ah, bueno, es que tampoco es que sepa nada del tema.

El chaval ya se ha ido tan sigilosamente como vino.

_¡Sergio! ¡Ven! ¡Mira! Este señor sabe mucho de esto y nos va a aconsejar.

( ¿Señor? ¿sabe mucho? ¿aconsejar? Puf, dónde me he metido.)

_Tranquilo, no hace falta que venga el chaval. Veamos, tú que quieres.- le pregunto, ya metido en faena.
_Es que queremos que deje de jugar tanto con la maquinita y juegue a algo distinto, a esto de juegos de mesa, que están muy de moda.- responde el padre mientras la madre asiente, silenciosa.
_Ah, vale, muy bien. Entonces sería mejor que empezárais por un juego sencillo para los tres antes de meteros en algo más complicado. Mira, ahí tienes el Catán...
_No, no, no, nosotros no queremos jugar, queremos que juegue él. Nosotros no tenemos tiempo.
_Bueno, es que lo divertido de esto es jugar en familia. Nosotros ...
_Ya,- interrumpe- pero es que no tenemos tiempo.
_Entonces,-digo sin insistir más- tendrías que buscar algo que se pueda jugar en solitario. Por aquí no hay nada.

Le recomiendo una tienda cercana donde nos aconsejan bien y tienen más oferta. Se despiden dándonos las gracias y les veo irse mientras que el chaval ya ha sacado el móvil y empieza a ejercitar sus pulgares.

PD: Espero que tengan sitio en casa para guardar una caja sin abrir. 

lunes, 2 de octubre de 2017

Calendario octubre

Octubre avanza con paso firme hacia el corazón del otoño.


PD: Falta pan para tanto queso.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Reciclaje

No, no es un intento de engañar a los niños para que coman sano; ya lo hacen. Esta compota de manzana reposa en un recipiente apto para la alimentación recuperado en la tienda de txutxes cercana.  Puedes acercarte a la tuya y pedirlos amablemente (si eres un habitual y les haces gasto, ayuda).




Fíjate que tenga el símbolo adecuado en su base.




Las manzanas también son recicladas del suelo de la casa de un amigo.


PD: Gracias por las manzanas, Joselu.

martes, 19 de septiembre de 2017

Cálculo mental

Tal día como hoy, hace dos años, por mi cumpleaños, me pesé y resté a dicha cantidad mi peso deseado. Ese resultado lo dividí entre tres y obtuve así lo que tenía que adelgazar cada año para llegar con mi objetivo cumplido antes de los cincuenta.

El año pasado el cálculo fue más sencillo. Cuando me pesé me di cuenta de que la resta ya la tenía hecha del año anterior, con lo que solo tuve que dividir por dos dicha cantidad.

Este año ha sido mucho más sencillo. Cuando me he pesado he comprobado que la resta que hice los dos años anteriores me valía y, por si no fuera poco, incluso me he ahorrado el dividir.



PD: En la imagen, SIN PHOSTOSHOP, mi báscula haciendo una predicción de futuro.
PD2 (Espero).

viernes, 1 de septiembre de 2017

Calendario septiembre

Se avecina un mes interesante.


PD: En breve comenzarán los fastos.

domingo, 20 de agosto de 2017

La vaca

Por poner la situación en perspectiva, nuestro refugio está protegido por la peña por un lado, un seto por otro y una hilera de piedras que lo separan de la pequeña campa cercana. Una vez montada la tienda queda una reducida zona de hierba y poco más; bueno, y la tienda es verde.

Siguiendo donde lo dejamos, Nieves y yo estábamos de rodillas en nuestro refugio, Asier despierto pero en su saco, Aimar en el séptimo cielo y  la vaca, ¡ay, la vaca!, la vaca estaba mugiendo con un mugido largo y profundo a pocos metros de nuestra tienda. Aun manteniendo en mente que los cuatro cientos kilos que estaban al otro lado de la fina tela correspondían a un herbívoro era complicado estar tranquilo. Por mi mente pasaban a toda velocidad ideas que, al momento, desechaba por improcedentes. Así, descarté salir a espantar al animal, pegar gritos (o chillidos, quién sabe lo que hubiera salido de mi garganta en esa situación) o hacer movimientos que dudo que consiguieran que se alejara. Mi temor era que el animal quisiera pasar a nuestra zona y aplastara la tienda confundiéndola con un seto o un arbusto grande. Mientras tanto, el mugido seguía y seguía.

Llevábamos más de media hora y el animal se desgañitaba prolongando aquella agonía hasta que tenía que coger aire (cosa que también oíamos claramente, gargajo incluido). Habíamos vuelto a acostarnos pero no dormíamos. Al rato, el animal se fue y suspiramos tranquilos.

Sin embargo, el descanso duró poco y la bestia volvió corriendo; y esta vez se puso más cerca. Redefiniendo conceptos, aquello no eran mugidos sino bramidos y sentíamos el aliento y la respiración del animal cada vez más próximos.

Llevábamos otra media hora pendientes cuando oímos un cencerro que se acercaba; los bramidos cesaron. Por el tañido nos dimos cuenta del que el ternero había respondido a la llamada desesperada de su madre. Sin embargo, como buen hijo, no mugió ni una sola vez. La vaca le soltó un par de bramidos al estilo "¿Dónde diablos te has metido?" y se alejaron un poco. Asier comentó: "Ese viene de pasar la noche en el prado de un amigo", y nos reímos relajados.

El resto de la noche dormimos como benditos y, para cuando el sol se asomaba por nuestra zona, ya teníamos la tienda recogida y estábamos desayunando.

Antes de irnos, subimos a una pequeña loma y nos despedimos de nuestros anfitriones. ¡Cómo entendemos a la pobre vaca!



PD: Menuda adolescencia la que me espera en casa.

jueves, 17 de agosto de 2017

Mugidos en la noche

El frío empezaba a ser molesto. Las nubes añadían una humedad desagradable y nos pusimos todo lo que llevábamos de abrigo. Aún y todo, el viento que se empezaba a levantar hacía más molesta la espera y, rondando las siete, montamos la tienda y esperamos dentro.

Por encima de las nubes bajas que recorrían la montaña se podía atisbar por momentos el cielo azul. Posiblemente, cuando se pusiera el sol, el viento se detendría y las nubes quedarían en el valle.

No me equivoqué.


Cenamos al abrigo de las peñas que protegían nuestro refugio y nos dispusimos a echar un sueñecito hasta las dos de la mañana. La luna aún no molestaría en el cielo y tal vez tuviéramos suerte con la lluvia de estrellas.

A las dos en punto me desperté y me asomé. La noche estaba limpia y estrellada. Teníamos la tienda orientada hacia Perseo, que justo se acababa de levantar también sobre el Pardarri. Estuve cinco o diez minutos esperando pero ninguna estrella fugaz justificó mis desvelos. Volví al saco dispuesto a repetir al cabo de una hora aunque sabía que la luna me lo pondría muy difícil.

Daban las tres cuando me volví a asomar. La luna ya había salido y parecía que era de día. Tanto era así que pude ver una vaca del otro lado de la ladera; estrellas fugaces, ninguna. La temperatura era de diez grados y volví al calor acogedor. Habrían pasado diez minutos cuando un mugido ensordecedor me sobresaltó.

_Aita- me dijo Asier desde su saco- ¿hay una vaca ahí fuera?
_No- le contesté. La he visto hace un momento del otro lado del monte.

Otro largo mugido desgarrador me hizo darme cuenta de que las vacas pueden andar.

PD: Y más si se tiene una farola alumbrando desde lo alto.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Incertidumbre

Comenzamos a caminar cercanos al mediodía. La ruta no es larga y hay pocas cosas que hacer cuando se llega, con lo que tampoco es necesario madrugar. La tardanza impidió el redesayuno en Lekunberri pero llevábamos suficiente avituallamiento para compensarlo.

El día no levantaba, aunque tampoco lo esperábamos hasta media tarde. Las nubes altas y la proximidad aún del frente anterior nos hacían avanzar en una jornada fresca, perfecta para caminar. Los hitos iban llegando poco a poco: chocolate con bollo aplastado por aquí, lacito de hojaldre por allá,... Llegados a Igaratza nos detuvimos a comer en la ermita.

Casi terminando, nos dirigimos a la fuente para llenar las cantimploras. Estaba seca. O más bien habría que decir cerrada. La fuente sale de un depósito y, por debajo del sumidero, podíamos ver la llave de paso bloqueada. No hacía mucho calor pero con el agua que llevábamos íbamos a estar demasiado justos. Regresábamos meditabundos cuando vimos la puerta del refugio abierta.

Entramos.

La zona común tenía la mesa cubierta de hongos y, en el suelo, cuatro pares de botas gastadas de diferentes tallas. Me asomé a la cocina y vi a una familia comiendo en la mesa.

_Aupa.
_Egun on.
_La fuente está seca. ¿Tenéis agua?

Con un gesto, el padre de familia me indicó la fregadera y siguió comiendo. Rellené todo y me fui.

_Agur. On egin.
_Eskerrik asko.
_Agur.
_Agur.

Y siguieron comiendo; la locuacidad vasca en todo su esplendor.

Retomamos el camino y empezó a soplar algo de viento fresco. Nos adentrábamos en la zona guipuzcoana y el tiempo suele cambiar respecto a la vertiente navarra. Llegados a nuestro destino nos abrigamos. Aún era temprano para montar la tienda y echamos unas partidas de cartas. Yo miraba de reojo la montaña, no fuera a ser que una niebla traicionera cayera de pronto sin darnos cuenta.



PD: La niebla cayó pero me di cuenta.

lunes, 14 de agosto de 2017

Decisiones

Se acercaba la fecha, venían las Perseidas. En esta ocasión, la ventana de buen tiempo nos dejaba varias fechas a elegir. Por un lado, el viernes no era la mejor para la lluvia de estrellas pero, siendo el primer día después del mal tiempo, sería el más despejado y menos caluroso. El sábado era el máximo pero tendríamos mucho más calor y la posibilidad de que las nubes cubriesen el cielo nocturno. Por otra parte, si íbamos el viernes, volveríamos el sábado y la carnicería de Lekunberri nos ofrecería una deliciosa posibilidad a la vuelta. Por otro lado, si volvíamos el domingo, coincidiríamos con la romería a Igaratza y los bocadillos de txistorra a mitad de camino. Ante semejante lío, la familia delegó en mí la responsabilidad de la elección y opté por el viernes. Si fue una decisión acertada o no, nunca lo sabremos. Sin embargo, fueron dos días para recordar durante mucho tiempo.


PD: Muuuucho tiempo.

domingo, 13 de agosto de 2017

Nunca es lo mismo

Quien crea que, otro año más, repetimos vivac en Aralar es que nunca ha venido con nosotros...


... ni ha visto una puesta de sol con nosotros; ni comido macarrones con trocitos de salchicha, tomate y queso con nosotros; ni fracasado al intentar ver la lluvia de estrellas con nosotros; ni pasado una noche...


PD: Nunca es lo mismo.
PD2: Jo, qué noche.

jueves, 10 de agosto de 2017

007

Siguiendo con los carteles, me hizo especial ilusión estar hospedado en el mismo hotel que James Bond (aunque no le vimos por ningún lado).


PD: Cosa por otro lado, normal, que por algo es agente secreto.

domingo, 6 de agosto de 2017

Misterios de la gran ciudad

Una de las cosas por las que Madrid nos da cien vueltas es por su respeto hacia algunos tipos de colectivos. Así, en la imagen del Metro, podemos comprobar cómo hay asientos reservados para malabaristas (de esos que hacen cosas chulas con bolas de cristal), personas que se acaban de dar una panzada en un restaurante y visten como Demis Roussos, buscadores de setas y practicantes de marcha nórdica.



PD: Y todos calvos.

martes, 1 de agosto de 2017

Calendario agosto

Ya falta menos.


PD: Siempre falta menos.

sábado, 15 de julio de 2017

La lesión

Y pasó.

Tres días de monte, después de cuatro meses de sequía, y algo en mi pierna derecha ha dicho que "basta por ahora, machote".

Lejos de la épica de la montaña en la que un esfuerzo titánico o una proeza atlética acarrean tantas consecuencias físicas como alabanzas de tus semejantes, lo mío ha sido de lo más corriente.

Volvíamos de una ruta que otros años había sido considerada "de descanso". El primer tramo, expuesto bajo un sol de justicia, nos hacía arrepentirnos de haber salido más tarde de lo habitual. Acumula dicho tramo casi todo el desnivel de la jornada siendo el resto, llanear por el bosque y descender por la carretera vieja.

En el llaneo ya me di cuenta de que algo no iba bien y el tendón bajo los gemelos me empezó a avisar. El descenso por el asfato no ayudó demasiado y llegué al hostal pidiendo una tregua.

Hasta ahí, aquello no habría pasado de una sobrecarga; uno o dos días de reposo y en marcha de nuevo. Sin embargo, camino de mi merecido reposo, el primer peldaño de la escalera me jugó una mala pasada. Un mal apoyo de puntera y las fuerzas me abandonaron, dejando que el gemelo se alargara hasta donde no podía.

El resto del día fue un navegar por internet, un tomar una pastilla antiinflamatoria, un untarse una crema tópica y un recordar a mi amigo Marc que, a buen seguro, habría sabido qué decirme.

PD: Por si me estás leyendo, Marc, puedo andar en llano pero si apoyo la puntera para levantar el cuerpo, esto duele de narices (para ser exacto, justo por debajo del gastrocnemio).

viernes, 14 de julio de 2017

Enseñanzas del mundo animal

En la imagen inferior, dos escarabajos nos enseñan cómo montar una verdadera pelotera por un tema de mierda.


PD: Y en mitad de la carretera, como los humanos.
PD2: Aunque en este caso, el sustento de su familia sí está en juego.

jueves, 13 de julio de 2017

Ya están aquí...

Salimos dirección a Santa Marina. Poco antes de coger el desvío en Prada que nos llevará por el bosque, camino de Montó, nos cruzamos con una madre con sus dos hijos. Asier y Aimar caminan unos metros por delante y oímos cómo hablan:



_¡Qué hay, majos! ¿Vais de excursión?- pregunta.
_Sí.- responden al unísono los chavales.
_Menudas mochilas que lleváis.
_Ya, pero no nos pesan.
_¿Veis?- dice dirigiéndose a los suyos- Estos niños van al monte.

Los pequeños miran a los "grandes" como si fueran gigantes.

_Bueno, majos, agur.-dice despidiéndose la buena mujer.
_Agur.- se despiden los míos.

Los "vascos" han vuelto a Valdeón.

PD: Y todo el Valle lo sabe.

miércoles, 12 de julio de 2017

El color de la envidia

En el valle de Valdeón, el color de la envidia no es verde.


PD: Por lo menos el de la envidia sana.

lunes, 10 de julio de 2017

Avances en realidad aumentada

Para el Señor Tim Cook, el Señor Bill Gates, el Señor Larry Page y a quien pueda interesar:

Los avances en tecnología 3D y de realidad aumentada para lograr una experiencia de inmersión en un entorno físico del mundo real se quedan en nada si no se añade el olor.



PD: Los tilos de Valdeón relajan sin infusión.

domingo, 9 de julio de 2017

De abajo a arriba

Paseando por el valle, hay veces que uno alza la mirada y, pensando en los que andarán por allí arriba, le asaltan las dudas.



Y no sé si tenerles lástima por estar perdidos en la niebla o mentar a su parentela por mirarnos por encima de las nubes.

PD: Aunque por aquí abajo se está tan ricamente.

viernes, 7 de julio de 2017

La caja 2

_Pasen por la caja 2. - dice la cajera del Alimerka mientras se incorpora a su línea de trabajo.- En orden.



Cojo mi cesta, salgo de mi fila y me cambio de caja. Soy el primero. La cajera lleva en la solapa una placa con su nombre: Vanessa.

_Buenos días, vida. - dice la Vanessa.

Sonrío para mis adentros. Es costumbre en Asturias emplear ese tipo de apelativos aun cuando no conozcas a la otra persona.

_Son tres con cincuenta y seis.

Pago y recojo mis bolsas. Un anciano ocupa mi puesto y Vanessa se dirije a él.

_Buenos días, cielo.

Salgo del supermercado esperando que Vanessa no tenga poderes ocultos.

PD: De videncia.
PD2: Si otro día me llama "corazón", me voy directo al hospital para hacerme un chequeo.

miércoles, 5 de julio de 2017

La receta de la abuela

_Abuela, abuelita, ¿me enseñas a hacer natillas?
_Claro que sí, nietecito mío. Te voy a enseñar una receta artesana que ha ido pasando en nuestra familia de generación en generación. A ver, ¿tienes todos los ingredientes?



_Sí.
_¿Has cogido bastante fosfato disódico?
_Sí.
_¿Y curcumina y annato?
_También. ¿Los voy mezclando con las yemas?
_No, cariño, no; huevos no usamos, que no son buenos. ¡A saber qué les dan de comer, hoy en día, a las gallinas!



PD: Sí, ya, me pasa por mirar.

sábado, 1 de julio de 2017

Calendario julio

Empieza julio con una estampa que me pone muy difícil pensar en una foto para el calendario del año que viene.


PD: Bueno, quedan treinta días más.

jueves, 29 de junio de 2017

Lealtad

Pertenecía al pueblo llano aunque por su interior corría sangre azul. Sangre que dio hasta su última gota por mí y por las cosas que tenía que dejar escritas en un papel. Trabajó siempre con altura de miras, sabiéndose imprescindible en un mundo dominado por ordenadores y teléfonos inteligentes. Ninguno de ellos dejará la huella indeleble que él dejó durante todo este tiempo.


PD: Au revoir, cher ami.

miércoles, 21 de junio de 2017

ESE

Con el título no me refiero ni a la persona, ni al pronombre demostrativo (mira tú, sí que me ha valido repasar Lengua de 2º de la ESO). A lo que me refiero es al punto cardinal, ESE, Este Sureste, más o menos donde sale el Sol hoy.


Que paséis un buen verano.

PD: La luz de la derecha es una luz parásita. Podía haberla quitado pero es que con este verano que está haciendo...

martes, 6 de junio de 2017

Bautismo buzonero

El pasado 4 de marzo subimos a Urraki (8.250 dm.). Mucho ha llovido desde entonces (casi todo entre el domingo y el lunes) pero el jueves pasado los muchachos recibieron una carta sin remite.


Rezaba así:

Kaixo Asier eta Aimar

Hace unos días encontré vuestra nota en el Urraki y me hizo mucha ilusión porque es la primera vez que me encuentro una.

Un muxu

M. J...

Donostia 27 mayo 2017

No sabemos si Urraki no ha sido ascendido desde que lo hicimos nosotros (lo dudo) o si nadie hasta ahora ha mirado dentro del buzón (lo más factible pues está algo alejado y escondido respecto a la cumbre) pero lo que sí sabemos es que alguien que no sabía de esta costumbre la ha conocido a medias gracias a nosotros. Y digo a medias porque con su nota no ha incluido la nuestra.

Si lees esto, desconocida remitente, la nota se devuelve para dar fe de la ascensión.

PD: Aunque con el blog y el porrón de fotos ya nos valdría.
PD2: Hay quórum en que es desconocida por el tipo de letra.

jueves, 1 de junio de 2017

Calendario junio

En "Juego de Tronos" ya anunciaban con temor que se acercaba el invierno. Eso es porque no han disfrutado de un verdadero verano chicharrero en Castilla.


PD: La de la Mancha.
PD2: La foto es de esos veranos que disfrutamos, según dicen, en el Norte.

martes, 30 de mayo de 2017

Puntos de encuentro

Voy en el coche escuchando la radio. El debate del momento es : "Fútbol vs. baloncesto, ¿qué deporte es mejor?" Los contertulios van dando sus opiniones a favor o en contra dependiendo de su deporte preferido. El tono del debate es informal pero, para mi objetivo, me vale.

(Lo he dramatizado ligeramente y añadido libremente ciertos detalles)

_El fútbol se juega con la parte más alejada de la cabeza y cuando se usa la cabeza es para darle un golpe; eso ya refleja algo.- dice un partidario del baloncesto. Además, en los campos de fútbol no se ve nada, no como en las canchas de baloncesto, que está todo más cerca.

_Puf, baloncesto, menudo rollo.- dice un futbolero. Yo me pierdo con tanto marcador, que si una canasta vale dos puntos o tres o uno. No hay quien se aclare.

_Hombre, eso es mejor que un partido con 0-0. Eso sí que es un aburrimiento.- replica el baloncestista. Además. la emoción de un partido de baloncesto no termina hasta que acaba el partido. En los últimos minutos es cuando puede decidirse todo.

_Hay partidos de futbol de 0-0 que son super interesantes, y respecto a lo de los últimos minutos, tú no has visto algunos partidos de Madrí.

_Bah, los famosos 11 contra 11. ¡Eso son demasiados jugadores! Hay un montón que casi no participan. En el baloncesto son cinco en cada equipo, juegan todos y se van cambiando. Para sacar un futbolista del campo tiene que estar roto, si no no hay quien los cambie aunque estén medio lesionados.

_¡Pero si los de baloncesto dan pena! Unos tiarrones gigantes con dos árbitros metidos entre ellos y en cuanto les tocan, pitan falta.

_Bueno, no estarás hablando de piscinazos ¿verdad? Que tenéis un árbitro corriendo de arriba a abajo y otros dos a los lados y aun así.

_Sin faltar, oye. Otra cosa, el fútbol dura 90 minutos y unos pocos más de descuento. Un partido de baloncesto no se sabe cuándo termina. Al final el partido no hace más que pararse y a tirar faltitas a la canastita.

_Sí, se trata de tener puntería porque mira si es grande la portería de fútbol y aun así fallan.

_Eso es cosa del portero. En el baloncesto no hay de eso.

_Se pueden hacer tapones.

Yo escucho y hago mi composición de lugar: mejor jugar con las manos que con los pies; ni 0-0, ni 98-97, mejor un resultado intermedio; emoción hasta el final; cambios dinámicos de jugadores y los que salen pueden volver a entrar; mejor en un polideportivo para que se vea bien; jugadores fuertes pero que no se caigan en cuanto les toquen; con tapones o bloqueos; sin piscinazos; tiempo medido por un reloj con cuenta atrás; ni 11 jugadores, que son muchos, ni 5, que son pocos; la portería es muy grande, la canasta muy pequeña, mejor algo que precise de portería mediana y tenga un portero...

Terminaba el programa con los contertulios arrogados en sus verdades absolutas sin intención alguna de llegar a un punto de encuentro. Cambié de emisora para escuchar música mientras en mi cabeza retumbaba una sola palabra: balonmano, balonmano, balonmano...

PD: Que se lo digan a mi hermano Miguel, portero de pro (en sus años mozos).

jueves, 25 de mayo de 2017

Nieve en mayo

Cielo azul, temperatura alta... y nieva en Donosti.


Por obra y gracia de la floración de los chopos.

PD: La foto es de Nieves (con mayúscula).

sábado, 20 de mayo de 2017

¡Que comiencen los fastos!

Se acerca el cumpleaños de Aimar y el viernes lo celebra con los amigos. Es el primero al que les invita y está nervioso. Lleva semanas pensando, organizando, preparando los detalles... Incluso les ha hecho invitaciones, que les da en el colegio. Son nominativas y con una pestaña que se arrancará al entrar en casa.


Asier, por su parte, les tiene preparada una gymkana por todo el edificio, desde el portal, pasando por las escaleras y terminando en nuestra casa. Esconde bien las pistas, no vaya a verlas un vecino. Nosotros le advertimos que tenga cuidado con el ruido, que los vecinos son mayores y tienen tan duro el oído como escasa la paciencia.

La celebración es un éxito: merendola, juegos clásicos en la raspberry, muchos juegos de mesa,... risas constantes. Las tres horas son escasas y los padres se van acercando a recoger a sus vástagos. No ha pasado ni media hora cuando el teléfono de Nieves se vuelve loco y el chat no para de pitar alabando las dotes culinarias de la cocinera, preguntando por esos juegos con los que se lo han pasado tan bien o agradeciendo la fiesta de la que su hijo no para de hablar.

PD: Hoy, sábado, es jornada de descanso. Mañana, domingo, continuarán los fastos.

domingo, 14 de mayo de 2017

Demérito

Siguiendo con la costumbre de darme un chapuzón en cada estación del año, continuamos con la primavera.



PD: Nadie dijo que tuviera que ser difícil.
PD2: Aunque el agua estaba algo fresquita.

domingo, 7 de mayo de 2017

Conociendo mis límites (Conjuntar)

Paseamos al sol de mayo por la plaza Gipuzkoa. Caminamos los cuatro cuando, de pronto, Nieves se separa del grupo. Giro la cabeza y atisbo cómo se agacha a recoger un pañuelo grande y de colores del suelo. Al rato, vuelve; sin nada en las manos.

_Vaya, pensaba que habías recogido un pañuelo. ¿Dónde lo tienes?
_No era un pañuelo, era un fular.
_... (cachis).
_Se lo he devuelto a su dueña, a esa señora.
_Ah, bueno, ¿habías visto cómo se le caía?
_No.
_Entonces, ¿cómo sabes que era de ella?
_Es que le va a juego con lo que lleva.

PD: Creo que jamás seré capaz de devolver así un pañuelo.
PD2: Perdón, fular.

lunes, 1 de mayo de 2017

Calendario mayo

Muchas esperanzas montañeras para este mayo que comienza.



PD: Y un recuerdo para Ueli Steck, uno de los últimos entendedores de la montaña.

miércoles, 26 de abril de 2017

Mil

Mil entradas en el blog.

Ahora se supone que tengo que hacer una reflexión sobre todos estos años en el blog, sobre la encantadora gente que he conocido, sobre las increíbles alegrías que me ha deparado, sobre el tierno reflejo del crecimiento de los chavales en este tiempo, sobre nuestras maravillosas aventuras en la naturaleza... Puf, qué pereza, ¡que son mil!

Lo que sí he hecho estos días ha sido repasar la memoria del blog y su evolución, y he llegado a la única conclusión posible:

Tengamos una postdata a la altura.

PD: Continuará; continuaré.

domingo, 23 de abril de 2017

Esperanza de vida

Estamos dando un soleado paseo primaveral cuando acertamos a pasar por delante de un céntrico comercio popurrí (vamos, la FNAC).

_Aita, ¿podemos ir a ver los libros?- pregunta Aimar.

Ante una petición semejante no hay negativa posible y entramos.

_¿Qué libros vas a ver, Aimar?- pregunto. ¿Esos del Diario de Greg?
_No, esos ya los tengo todos.- contesta.
_Ah, vale.

Seguimos subiendo las escaleras cuando, sin mirarme, Aimar continúa hablando.

_¿Sabes, Aita? El autor del Diario de Greg escribió el primer libro a los 35 años. Ahora tiene 46. Jo, espero que le dé tiempo a terminar la colección antes de que se muera.



PD: Bueno, algunos opinan lo mismo de George R.R. Martin.

lunes, 17 de abril de 2017

Bienvenida, Brimavera

Con dus flores, dus golores, dus alegrías y dus alerguias.


BD: Esgribo esde bost llorando (y no de eboción).

miércoles, 12 de abril de 2017

Ya no hay gata en mi leñera

Recuerdo con nostalgia a la gata tuerta de mi leñera y sus cachorros de colores, también recuerdo a Azulejos y los suyos. Sin embargo, este año ya no hay gata en mi leñera, ya no hay cachorros que se asomen entre los troncos. El plato del zaguán permanece vacío pero nadie rasca la puerta reclamando lo suyo.


Los pájaros nos despiertan de buena mañana con sus trinos y las vacas de Malaquías rumian al son acompasado de sus cencerros. Seguimos diciendo "las vacas de Malaquías", aunque ya murió hace tiempo y las vacas son ahora de su hijo.

Nuestros cachorros duermen plácidos en la cama. Sus flequillos asoman de entre las mantas moviéndose al compás de su respiración. En breve despertarán y reclamarán lo suyo entre abrazos y besos.

Pd: Y sus trinos alegres llenarán la casa.

domingo, 2 de abril de 2017

Calendario abril

El refranero español manteniendo su vigencia año tras año.


PD: De las mil aguas de abril ya llevan caídas doscientas cincuenta (y estamos a día 2).

miércoles, 22 de marzo de 2017

Barcos fantasma

Sin ocultarse en las sombras de la noche, sino a plena luz del día, por estas fechas, y si el tiempo acompaña, puede verse cómo remontan el río varios cargueros fantasma.
 


No dejan estela en el agua, ni sale humo de sus chimeneas; tampoco se sabe adónde van.



PD: ¡Buh!
PD2: Un clic para más detalle.

lunes, 20 de marzo de 2017

Feliz año nuevo

Feliz año nuevo a todos.


PD: A las 10:29, U.T.C. (11:29 en tu reloj).
PD2: Primavera en Aries que se le dice.

jueves, 9 de marzo de 2017

Urraki (8.250 dm.)

El sábado, 4 de marzo, retomamos nuestra rutina montañera tras el parón de febrero. Sin embargo, las predicciones meteorológicas no auguraban nada bueno o más bien, un poco de todo: mañana buena, primera hora de la tarde desastrosa y final del día, aceptable. Con todo eso en mente, optamos por un recorrido sencillo y accesible lo que, madrugando mediante, podría llamarse una mañanera.

Y madrugamos.

Madrugar no tiene mérito si te acuestas temprano. Lo que sí lo tiene es saltarse el redesayuno. Pero aquí también hicimos un apaño y nos llevamos los cruasanes y un termo de chocolate para el inicio.

Llegamos pronto a Beizama. Situado en el centro de la provincia tiene el título de Noble y Leal Universidad, como así reza el escudo situado en el frontón.


Y en la plaza del pueblo.


Una vez situados y con el redesayuno casero terminado, comenzamos a subir rumbo al verdadero centro geográfico de Gipuzkoa, Urraki (8.250 dm).

La ruta transcurre plácida por una pista entre caseríos y ermitas hasta llegar a la de San Lorenzo. Desde allí, tras pasar una cancela bien engrasada, sube por un camino que lleva hasta Illaun pero del que hay que desviarse por una senda rebuscada; un recorrido sencillo y solitario.

Llegados a la cima, encontramos el buzón unos metros más abajo y dejamos nuestra nota.


El sol lucía por entre un nubes de borreguito pero, desde nuestra atalaya, podíamos ver lo que se acercaba. En la zona de Anboto, un cendal caía de las nubes dejando claro que no podíamos entretenernos demasiado.

Pero lo hicimos.

Comimos plácidamente al cálido sol del invierno, recogimos nuestras cosas y volvimos al bosque por el que habíamos subido. Cuando salíamos de él y llegábamos al collado, el límpido azul había desaparecido y lo que estaba lejos, ya no lo estaba. Sacamos los chubasqueros de la mochila y se abrió el cielo; pero no para llover.

Granizó, nevó y nevó con más fuerza hasta que regresamos al pueblo. Tuvimos un hueco justo para cambiarnos de ropa e ir al frontón antes de que, ahora sí, se pusiera a llover.


Tras un rato de asueto, buscamos un lugar para un café caliente y lo encontramos frente a la iglesia, que estaba cerrada pero...


... con una gran cerradura.


En los soportales del ayuntamiento una barbacoa a pleno rendimiento daba color a unas chuletas de las de ponerse morado. Entramos con dolor en el bar arrepintiéndonos de habernos comido los bocadillos tan temprano y volviéndonos a arrepentir cuando vimos el comedor repleto de gente que aún estaba con el primer plato.

PD: Si algo aprendimos en la Universidad de Beizama es que no hay que darse prisa en comer.

lunes, 6 de marzo de 2017

De vuelta a la Universidad

El sábado, teniendo en cuenta la previsión de temporal para primera hora de la tarde, estuvimos de visita en una Universidad de Gipuzkoa; la más céntrica de todas a más señas. También subimos a un monte, un ocho mil de esos que nos gustan tanto, pero no con demasiado desnivel, ya que partíamos de uno de los pueblos más altos de la provincia. Decir, por último, que las vistas sobre el territorio (árboles aparte) eran igual de buenas en todas direcciones.

¿Sabrías decirme el pueblo y el monte al que subimos?

PD: El desenlace, en breve.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Calendario marzo

Con la primavera a las puertas y después de un invierno regulero tenemos grandes esperanzas para este marzo.


PD: Y el comienzo de un nuevo año astronómico.

martes, 28 de febrero de 2017

Apurando febrero

Hoy, martes, último día de febrero, celebramos el día del Omega-3, anteriormente llamado Entierro de la sardina.

(Sardinas en su ataúd)


Por otro lado, aunque me adelanto un día, quiero felicitar a mis amigos, Nagore y Luis, por su cumpleaños; mañana sería demasiado tarde.

PD: Cosas de los bisiestos.

sábado, 25 de febrero de 2017

Mala publicidad (II)

Paseaba yo despreocupado, entretenido en mis vagabundeos mentales, cuando un cartel luminoso me llamó la atención. Tras una primera sonrisa por su ocurrencia, una reflexión más detenida me hizo caer en la cuenta del error y pasé a añadirlo a mi lista de mala publicidad.


Porque, efectivamente, no, los perros no mascan. No, los perros, antes lobos, arrancan la comida en grandes trozos y se la tragan. Es lo que los carnívoros hacen desde hace siglos. Si no pillas cacho, no comes; y hay muchos como tú alrededor de ese venado. ¿Alguien vio alguna vez a una perra enseñando a mascar a sus cachorros?

Con esas ínfulas me dirigí al comercio en cuestión, dispuesto a afearles su conducta al poner un cartel tan equivocado cuando, gracias a Dios, me detuve un momento antes de entrar. Me quedé mirando el interior desde escaparate y, al fondo, vi se amontonaban unas grandes bolsas de lo que era pienso para perros. Bolsas gigantescas con esas galletas o pastillas duras que los pobres animales reciben como comida y que, según nos dicen en los anuncios, son lo mejor de los mejor para ellos (ejem).

Saqué un pañuelo del bolsillo, hice como que limpiaba las gafas, las limpié porque realmente les hacía falta y me di media vuelta mientras me apiadaba de los pobres chuchos. Benditos mejores amigos del Hombre.

PD: Para los asiduos consumidores de documentales de la 2 les recomiendo "Técnicas de caza del lobo siberiano", donde se puede ver la perfecta adaptación de la dentadura de los cánidos al consumo de galletas esteparias.
PD2: Lo de la tilde en "más" aún lo estoy mascando.

jueves, 2 de febrero de 2017

Fiestas de invierno

Hoy, dos de febrero, se celebrá allá por los E.E.U.U., el día de la marmota (Gran película). Por estos lares, y también allende los mares, coincide en fecha la fiesta de la Candelaria. Este sábado, por la noche, tendremos la fiesta de Caldereros (de la Hungría) y los desfiles de la comparsa Primitiva y la Tradicional (nunca sé cuál es la original y cuál la escindida).
 


Este fin de semana intentaremos cumplir con todas las celebraciones: disfrutaremos de la película "El día de la marmota", iremos a ver desfilar a la comparsa de Caldereros (de la Hungría) y honraremos a la Virgen de la Candelaria dando un paseo por el monte y por la playa.

PD: Una vez más, Gran película.
PD2: Nos da igual qué comparsa; con que tenga oso, nos vale.
PD3: Vírgen de la Candelaria, la más bonita, la más morena, la que tiende su manto desde la cumbre hasta la arena.
PD4: Hoy, desde mi ventana, el cielo pelea por librarse de las nubes y un arco iris, sin haber llovido, asoma entre los edificios.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Calendario febrero

Pleno invierno, 17 ºC. Si te quieres quitar el sambenito de "febrerillo loco", mal empezamos.


PD: Y mañana, malo. Por hablar.

martes, 31 de enero de 2017

Saltando vallas

Desde la ermita, la encrucijada. El camino se trifurcaba en la fuente cercana. El de la izquierda, un cómodo carreteril, comenzaba descendiendo. Como no nos gusta demasiado bajar antes de llegar a la cima, decidimos declinar su oferta. El de la derecha, un camino ancho, se adentraba en el bosque y parecía dar un rodeo. Estábamos bien de fuerzas como para buscar atajos, con lo que también lo desechamos. Así pues, tomamos la senda de frente, una cuesta vertical que, al poco de subir, mostró las tan buscadas señales blancas y amarillas; hasta llegar a la siguiente fuente no volvimos a verlas. Y es que aquello fue un subir y subir a través de la amplia pendiente, buscando, perdiendo y reencontrando señales de una senda que nunca lo fue. A veces era una huella, otras un rastro. Con todo, no fue más que el esfuerzo lo que nos costó llegar de nuevo al camino donde se reencontraban las tres rutas que habíamos dejado metros abajo.

Reposamos un momento y continuamos. Al rato aparecieron las primeras manchas de nieve. Los muchachos se entretuvieron haciendo y lanzando bolas hasta casi dejarla limpia. Un poco más arriba encontramos lo que parecía la pista que emplean en el mantenimiento de los aerogeneradores. La peña se nos ofrecía infranqueable aunque teníamos la certeza de que algún camino conseguía atravesarla. Ese supuesto camino transcurría por el monte, frío y en sombra. En cambio, en la pista en la que nos encontrábamos, lucía un cálido sol. Decidimos pues seguirla unos metros hasta encontrar una mejor ruta.


Tras una curva, aparecieron a lo lejos los gigantescos ventiladores que marcaban el comienzo del cresterío. Sin embargo, nuestro objetivo era el más occidental de todos ellos y aún no lo veíamos. La pista se alejaba demasiado y decidimos abandonarla; metros más abajo encontramos un paso.


Los caminos de nuestros montes están llenos de este tipo de pasos pero, en esta ocasión, no había camino del otro lado. Sin embargo, tampoco había maleza y retomamos nuestro espíritu aventurero para enfocar nuevamente la directa. Muchos metros más arriba encontramos una senda. El problema era la infranqueable valla de espino. Aunque, infranqueable, infranqueable,... Como en una buena película de Hollywood, siempre aparece una roca o un árbol caído en el sitio justo y nosotros lo encontramos, superando el escollo con gracilidad (casi todos).

Estábamos muy cerca de la cumbre de aquella loma y decidimos coronarla. ¡Bingo! Del otro lado aparecieron los ventiladores que faltaban y, entre ellos, el nuestro. Como extra, las laderas se nos mostraban cubiertas de nieve y los chavales ya empezaron a preparar sus planes. Por desgracia, la naturaleza tenía otros bien distintos para nosotros.


Según avanzábamos, el viento y las nubes empezaron a cubrir el cielo. Lo que hasta ese momento había sido un tapiz azul, ahora era una manta gris. Nos abrigamos y nos encaminamos a la cima del Aritz. Dejábamos nuestra nota, recogíamos la de Arantza del club de montaña Jaizkibel, hacíamos las fotos de rigor y bajamos hacia el refugio que estaba a los pies de los generadores.



Ya estábamos avisados y, en efecto, estaba cerrado. Sin embargo, albergaba la esperanza de que las costumbres se mantuvieran y que alguien hubiera dejado escondida una llave, bajo una piedra suelta, en lo alto del dintel de la puerta o yo que sé dónde. ¡Cuánto daño han hecho las llaves maestras! Seguramente todos los operarios tengan una en su bolsillo. Una que, además, abra todos los refugios de la empresa. Pero nosotros buscamos y buscamos y allí no apareció nada. Además, el frío estaba siendo muy molesto.

Visto que no nos íbamos a quedar deslizando por las rampas heladas, los muchachos aprovecharon para bajar patinando cuanto pudieron y descendimos para buscar el abrigo de alguna roca. No lo encontramos.


Comimos en cualquier sitio y, eso sí, templamos nuestro espíritu con un chocolate bien caliente. El descenso fue tranquilo aunque largo y llegamos cuando sonaban las campanadas de las cinco en el reloj del ayuntamiento de Leitza.

PD: Previo divertimento en el camino empedrado del comienzo.
PD2: Primera ruta del año y estreno de botas. A ver lo que duran.