www.flickr.com

jueves, 18 de febrero de 2016

El chalecito de la abuela.

Los hermanos hablaban por lo bajini mientras sus santas aguzaban el oído tras la puerta.

_¿Quién se queda con el chalecito de la abuela?
_Hombre, me da igual, igual a tu mujer le gusta.
_No sé, no creo, igual lo prefiere la tuya.
_Bueno, es más el recuerdo que el partido que se le vaya a sacar.
_Sí, ya, tiene sus años pero, en su época, le debió costar lo suyo al abuelo.
_Venga, nos lo rifamos.

En eso, entraron las mujeres de sopetón.

_¡Os hemos oído! ¡Pero cómo podéis hablar así de una herencia de vuestra querida abuela! Creemos que es mejor que ese chalecito nos lo repartamos; unos se lo quedan para el verano y otros para el invierno. ¿Dónde está? ¿En la sierra, en la playa?

_No, no- dijo uno de los hermanos. Ahí mismo, encima de la cama.

_Cariño-dijo el otro- en verano no creo que le vayas a sacar mucho partido.
 


PD:Moraleja: No está bien escuchar tras las puertas.
PD2: Mira también por el ojo de la cerradura.

1 comentario:

IMANOL dijo...

Plás, plás, plás...!!!