www.flickr.com

martes, 9 de febrero de 2016

Cuento con moraleja.

A Sir Anthony Ashley-Cooper, séptimo conde de Shaftesbury, se le fundió una bombilla en la salita azul de invitados. Resuelto como era, procedió a subirse a una escalera para cambiarla él mismo.

Cayó de cabeza y se mató.

 Moraleja: Es función del millonario dar labor al operario.

 A varias potencias de diez de la fortuna de Sir Anthony, y vista la fuga de agua de la cisterna de nuestro inodoro, me encomiendo a San Eloy para que supervise mi buena labor.


PD: Y ya, si eso, le saneo la instalación, señora.
PD2: San Eloy, patrono de los fontaneros.

No hay comentarios: