www.flickr.com

domingo, 11 de octubre de 2015

Rutas con final feliz (Iruntxur II).

La ruta que sube a Iruntxur sigue una pista bien marcada. Sin embargo, llegados a un collado, nos desviamos de la misma para acceder por una vía más directa a la cima. La senda se internaba en el campo y nos fuimos topando con vallas de alambre, pasos cerrados y accesos complicados, que entorpecían nuestro avance.


El camino no entraña mayor dificultad y discurre junto a una valla que lo separa del bosque. Únicamente en una ocasión no nos quedó otra que echar mano del equilibrio para superar un tramo. Llegamos a la cima cruzando un paso angosto en la cerca y dejamos la nota en el buzón. 



Era temprano y hacía bueno. Los bocadillos fríos de la mochila no se mostraban propicios a ser consumidos y decidimos volver por la pista sin detenernos más. Puestos de cazadores, quads y tractores fueron nuestros acompañantes en el descenso. Daban las dos cuando llegamos al coche.

Yo ya iba maquinando un plan y la hora era la adecuada para mis fines, así que, sin avisar a nadie, puse rumbo a Albiztur en busca de un sitio donde comer caliente.

Y lo encontramos.

Nada más entrar en el pueblo, un cartel de Jatetxe Ugarte me llamó la atención. Bajamos del coche y me acerqué al jardín trasero. Unas pocas mesas (algunas con familias), una especie de riachuelo y un agradable sol daban al lugar un halo de atracción difícilmente superable. Nieves entró a practicar el idioma.

_Kaixo, ¿tienen menús?
_No, menú no, ¡pero algo ya os daremos de comer!

Y así fue. Entre las croquetas y mejillones caseros para los "niños", la ensalada divina, el escalope imposible y el pollo de caserío (la otra opción eran babarrunas, pero el tiempo no acompañaba), casi no hubo sitio para las tartas caseras. De beber tomamos agua, pero los demás se servían de las almadías de sidra que se refrescaban en el riachuelo.



Terminada la comida, salimos a pasear por el pueblo. En todas las puertas, nueces y avellanas secaban al sol. También, alguna que otra plantación de babarrunas delataba la proximidad a Tolosa.



PD: Volveremos con el frío.

No hay comentarios: