www.flickr.com

domingo, 4 de octubre de 2015

Eclipse de Luna (y III).

Tras un primer intento infructuoso, y un segundo igualmente fallido, la madrugada del lunes, 28 de septiembre, conseguimos contemplar un magnífico eclipse de Luna.

Antes que nada, una observación a los recién llegados a este mundo de la Astronomía. Olvidaos de volver a tener noticias de este estilo en mucho tiempo. Si no hay Apocalipsis o lunas de sangre de por medio, no hay titulares en los periódicos. Id pensando también en salir de casa: no más observaciones desde el balcón. Y también concienciaos para trasnochar (sin fiesta de por medio) y madrugar (sin una cama cerca para recibiros cuando termine la observación).

Y dicho hecho, sigamos.

Es cierto que la noche fue espectacular. Las pocas nubes de primeras horas auguraban lo mejor; y no defraudó. A las dos de la madrugada aún no se podía apreciar nada de interés, lo mismo que a las tres,  y ambas veces me volví a la cama. Pero a las cuatro, aquello empezó a cambiar, y el colchón se enfrió. Hacia las cuatro y cuarto, Asier apareció por el salón.

_¿Qué pasa, Asier? ¿Te has despertado?
_Me ha despertado la cámara. ¿Ya se ve algo?
_Sí, mira.
_¡HALA! ¡QUÉ PASADA!
_¿Despertamos a Aimar?
_No, si ya lo está.

Una sombra entra por la puerta. Voy a recibirle para que no se tropiece (lo de poner orden en los juguetes es otro asunto pendiente).

_Mira, Aimar.
_¿Qué es eso rojo?
_Es la Luna- dice Asier.
_Jó, qué bonita.

Devuelvo a los muchachos a la cama y se quedan dormidos al instante. Yo sigo, esperando el máximo de ocultación y preparando alguna foto para que Asier la enseñe en clase.


Al día siguiente volvieron las preguntas y las explicaciones sobre el fenómeno de los eclipses. Creo que, esta vez, terminaron de entenderlo.

PD: La profesora de Biología de Asier estuvo al quite y, por la mañana, les mandó que hicieran un trabajo sobre el eclipse. La imagen superior, que ilustra el trabajo de Asier, es la única de su clase no sacada de internet.

No hay comentarios: