www.flickr.com

sábado, 19 de septiembre de 2015

47.

47 es el número atómico de la plata, y tal vez si mantuviera el pelo, o siquiera las patillas, mis sienes lucirían un atractivo aspecto argénteo al cumplir esta edad. En fin, no es el caso.

A priori, 47 no parece tener una excesiva personalidad. Es un número primo, pero poco más. No tiene rima fácil, como el pasado 45 o el próximo 48, y las referencias al cumplir esta edad han sido más relacionadas con los 50 que otra cosa. Sin embargo, hoy los estreno y voy a intentar aprovecharlos lo mejor que pueda.

Los 46 no han estado mal y han visto grandes cambios. Espero con intriga lo que me depararán los 47.

PD: Y que vosotros lo veáis.

No hay comentarios: