www.flickr.com

lunes, 24 de agosto de 2015

Responsabilidad montañera.

Volvíamos de nuestro vivac cuando, saliendo de la zona de Igaratza, un par de montañeros nos pararon.

_¿Sabéis por dónde se va a Irumugarrieta?
_Bueno, seguís la pista y no os desviéis en el cruce. Luego... bueno, hay un vallecito...
_Ah, vale, vale. Ya veo, gracias.

El caso es que iban preparados, así que imagino que subirían a Errenaga y desde allí tirarían hacia algún monte que les pareciera alto. En fin, cosas veredes.

Seguimos caminando cuando, pasado Pago Mari, nos cruzamos con una familia. La mujer iba delante. Llevaba unas zapatillas deportivas y se cubría con un sombrero de ala ancha, de esos blanditos, tipo safari. Detrás iba el hijo adolescente, vestido igual que si fuera al cine o a dar una vuelta con los amigos (manos en los bolsillos y gesto indolente incluidos). Algo más rezagado caminaba el padre. Me fijé en que calzaba unas zapatillas nuevas de trekking (reconozco que era difícil no hacerlo). Ninguno llevaba agua aunque, tal vez cabía un botellín en el bolso de la madre. Cuando llegó a mi altura, el hombre se detuvo a preguntarme:

_Hola, ¿sabes adónde se va por este camino?

Reconozco que estuve en un tris de decirle que a Roma, pero me controlé a tiempo.

_¿Cómo que adónde va? ¿A dónde queréis ir?
_No sé, ¿adónde lleva este camino?
_Pues si quieres seguirlo, podéis ir hasta los refugios de Igaratza. Es un lugar muy bonito y tienes vistas sobre el corazón de Aralar. Además tenéis una fuente, y tiene agua.

Había guardado a posta lo de la fuente y el detalle de que tenía agua para el final, en vista del calor que hacía y su aparente falta de previsión, pero ni se inmutó.

_¿Pero va todo por esta pista?
_Sí, sí, no tenéis pérdida.
_No, si digo si por aquí no hay ningún sendero.

Me estaba empezando a calentar un poco; sería el sol.

_Bueno, por senderos por aquí hay un montón.

Algo debió notarme porque aclaró.

_Digo señalizados.
_Sí, sí, por aquí hay un montón de senderos señalizados, pero no te puedo decir de coger ninguno porque os podéis perder.

Apartó la mirada, torció el gesto, nos dio las gracias y siguieron su camino.

PD: Al día siguiente revisé las noticias.
PD2: Al hilo de esto, ayer estuve recordando batallitas sobre la niebla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja, te comprendo. Una entrada interesante a la que se podría responder largamente... en fin... básicamente eran turistas o sencillamente "gente feliz" que ven en la montaña una especie de "aventura park".
A seguir bien,
IÑaki M.

Pd. Envidia de vivacs con los hijos.

Sergio dijo...

Je, je. Ya te veo mirando tiendas y sacos este invierno.