www.flickr.com

domingo, 5 de julio de 2015

El piragüista.

Lleva diez días madrugando para remar, cayéndose al agua (tirado por el monitor o de forma involuntaria), mareándose por el oleaje, sufriendo pájaras debido al esfuerzo, desembarcando en la isla, recorriendo la bahía de un extremo a otro, rodeando Santa Clara por alta mar...


Poco importa que el remo le supere en medida, que alguna de las piraguas sea difícil de dominar (no la 7, su preferida), que los compañeros le asusten con el avistamiento de marrajos o que las olas le impidan subirse a la embarcación desde la orilla.

Asier ya es un piragüista de pro. Y el mar es su medio.

PD: El primer Fanjul que pisa la cuarta playa.

2 comentarios:

eresfea dijo...

La posdata me ha matado. Je, je.

Sergio dijo...

Salvando el honor de la familia a golpe de remo.