www.flickr.com

miércoles, 22 de julio de 2015

De vuelta en Valdeón.

Nos detenemos un año más en el Puerto de Panderrueda para contemplar el valle de Valdeón. Panderrueda es una de sus tres entradas, tal vez la más conocida y espectacular, sobre todo si el atardecer tiñe la Bermeja de ese mismo color. La segunda, sigue la carretera que viene desde Potes y pasa por el puerto de Pandetrave; nunca la hemos usado para entrar. La tercera, ¡ay, la tercera! La tercera hay que recorrerla a pie por el fondo del valle. Es el final de la transitadísima Ruta del Cares, que une Puente Poncebos y Caín por el desfiladero, y continúa por el bosque de Corona. Es la que hicimos, Nieves y yo, cuando descubrimos Valdeón. Hace veinte años.

Son muchos años, aunque el tango diga lo contrario.

Hemos llevado mochilas cargadas, tensando hasta lo imposible sus costuras; paseado bucólicamente por sus caminos; ascendido sus cumbres; charlado con sus habitantes; hecho amigos; visto crecer una nueva generación...



PD: Volvemos al valle.
PD2: Fue el 10 de julio. No ha llovido nada en Valdeón desde entonces.

2 comentarios:

leitzaran dijo...

¡Ay! Panderrueda... todo niebla... la única vez que he pasado por él.

Sergio dijo...

Sí, también hemos tenido de esas. Y de las que se veía el valle dentro del mar de nubes, al estilo Brigadoon, como anclado en el tiempo.