www.flickr.com

sábado, 2 de mayo de 2015

Educación en la Naturaleza.

Los paseos por el monte son un buen momento para explicar a los hijos, conceptos que, en la escuela, no se dan o se hacen muy sucintamente. Para esas explicaciones, las hayas son una herramienta inmejorable. Y no me estoy refiriendo a la enseñanza del idioma y los consabidos ejemplos de palabras homófonas con el haya, el aya, halla, Aia, etc... Tampoco hablo del ciclo de la vida: hayuco, pimpollo, árbol, flor, polinización... y vuelta a empezar. No, me refiero al inexorable futuro escrito en sus tiernas hojas y cuya hermosa pelambrera desaparecerá irremediablemente con el tiempo.



Como le ha pasado a la de su padre.

Genética, le dicen.

PD: Aunque si salen a su madre...
PD2: Lo de la polinización va en una lección aparte.

No hay comentarios: