www.flickr.com

jueves, 7 de mayo de 2015

Actitud frente al fracaso.

El pasado sábado, 25 de abril, mientras nosotros paseábamos por Leitzalarrea, en el frontón de Leitza, Inaxio Perurena se esforzaba en levantar la piedra de 303 kilos. No era la primera vez que lo intentaba.

Le faltó medio centímetro.

En estos momentos, cuatro personas han conseguido llegar hasta los 300: el propio Inaxio; su padre, Iñaki; Mieltxo Saralegi y Gibitegi, el único que no es de Leitza. De ellos, solo su padre y Saralegi han pasado de esa cifra.

Nosotros, ajenos a todo ello, nos detuvimos en el pueblo a tomar un café mientras los niños jugaban en la plaza. Junto a nosotros, sentado en la mesa de al lado, se encontraba Inaxio con sus amigos. Estaba charlando distendidamente y tenía enfrente un plato de huevos con chorizo y patatas fritas del que dio buena cuenta.

Se le veía feliz.



PD: El vaso estaba lleno de una bebida amarillenta que no era Gatorade.
PD2: En la foto escaneada, un Perurena padre y un Perurena hijo, enseñando a los giputxis cómo se hacen las cosas (Plaza Easo de Donostia, allá por el verano de 2003).

3 comentarios:

eresfea dijo...

Si no era Gatorade, sólo podía ser Isostar. Je.

Sergio dijo...

Hay otras bebidas rehidratantes más naturales.
PD:Y el padre anunciando lácteos contra el colesterol.

Anónimo dijo...

Pues vaya chaquetero, mucho danacol, mucho danacol y a la hora de la verdad...