www.flickr.com

sábado, 21 de marzo de 2015

Día del padre.

Los besos ya no tienen tantas babas pero los abrazos son mucho más fuertes; los niños crecen. Durante un instante me dejo llevar por lo que deparará el futuro, pero se me pasa enseguida. Abro los regalos y me encuentro un dibujo de Spiderman, uno de un robot esperando órdenes y una pulsera depilatoria de colores; también hay un cómic sin terminar en la imprenta. Una navaja cortaúñas se cuela entre los obsequios de parte de la que me hizo padre.


Y hay cruasanes para desayunar.

PD: Pulsera depilatoria, léase, pulsera de gomas demasiado estrecha para mi muñeca.

No hay comentarios: