www.flickr.com

domingo, 15 de marzo de 2015

Aprendiendo de primera mano.

El sábado, 7 de marzo, volvíamos del monte con un puñado de huevos huérfanos de rana. Aún no eran renacuajos, solo huevos. Los dejamos descansar en un vaso y, lo que ocurrió los siguientes días, fue algo que no nos esperábamos.

Domingo 8 de marzo.



Martes 10  de marzo (por la mañana).



Martes 10 de marzo (por la tarde).



Jueves 12 de marzo.


Hemos hecho fotografías y vídeos, consultado en la Wikipedia y en diferentes páginas web, visto la relación de la temperatura en el crecimiento embrionario y la respuesta a la luz de los renacuajos...

Actualización a domingo, 15 de marzo.

No todos los renacuajos han conseguido sobrevivir. De los once que vinieron con nosotros, cinco no pasaron de los primeros días. De los seis restantes, tres crecen con normalidad mientras que los otros tres siguen vivos pero parecen estancados en su evolución.

PD: Pensamos que son, serán, ranas bermejas.

5 comentarios:

IMANOL dijo...

Creo, que sin daros cuenta, habéis cogido aliens... glubb!!

Sergio dijo...

Estimado IMANOL. Disentimos de tu afirmación. Los preciosos seres que mencionas vienen en son de paz y no quieren nada más que lo mejor para todos nosotros. Nosotros somos más felices que nunca y solo han traído alegría para mi familia y para la especie humana. Fin del comunicado.

eresfea dijo...

¿Pero qué les dais de comer?

Sergio dijo...

Mmm, hablemos más pausadamente de esto, chef.

Roberto Gómez dijo...

Y nosotros tardamos 9 meses..........!