www.flickr.com

miércoles, 11 de febrero de 2015

Paisaje lunar.

La decisión está tomada y no hay vuelta atrás. La semana pasada, con la maquinilla en la mano, me lo pensé por segunda vez y ¡ale!, ya soy calvo del todo. Sin embargo, ahora, diez días después, tengo que reconocer que, quizá, pensármelo dos veces no fue suficiente. Durante este tiempo me he dado cuenta de que el asunto tenía unos contras con lo que no contaba, si bien también me ha proporcionado unos pros con los que asimismo tampoco pensaba disfrutar.



Recapitulemos.

Contras:
_Sería una ridícula tira de pelo lo que me cubría la nuca pero, con el actual tiempo invernal, reconozco que echo en falta el mínimo calor que proporcionaba.

_Y al hilo del frío y del consecuente gorro, el ritmo crecimiento de lo podado es similar al del afeitado con lo que a los dos días, rasca y el suave casquete lanar empieza a sufrir el denominado "efecto lija".

_La eliminación capilar trae consigo una ligera holgura en sombreros y txapelas, con graciosas o vergonzosas (según sea el que lo disfrute o sufra) carreras los días de viento.

Pros:
_Ahorro en champú, ahorro en cepillo de pelo, ahorro en peluquero. Algo más de gasto en filtro solar (hay que pensar en el futuro) pero totalmente compensado.

_Limitado, sí, pero despreocupación total de contagio de piojos en los inicios del colegio.

_Disfraz de carnaval solucionado. A elegir: con camisa de solapas, pañuelo al cuello y flor en el ojal, de Lex Luthor; con anillo y gato, de maligno de Austin Powers; con camiseta de tirantes, de Bruce Willis en Jungla de cristal (4 ó 5); de Vin Diesel en... bueno, demasiado gimnasio en poco tiempo, ese no.

PD: En la foto, una imagen de un paisaje lunar; del lado oculto para ser más precisos.

3 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

¡Cuántas explicaciones astronómicas podremos representar!

Sergio dijo...

Lo tengo en mente, Ander.

IMANOL dijo...

Uyyyy.... tú pregunta a Patxi que le sugiere "paisaje lunar", seguro que se acuerda de mí.