www.flickr.com

sábado, 27 de diciembre de 2014

No solo de cimas vive el Hombre.

El martes, veintitrés de diciembre, víspera de Nochebuena, decidimos hacer una mañanera antes de los recados de última hora. Habíamos visto de otras excursiones, la posibilidad de dar un paseo desde Lizarrusti hasta el embalse de Lareo. Era una ruta calificada como "familiar": recorrido corto, poco desnivel pero camino con hitos interesantes. Lo que no contábamos era con el mal tiempo. O sí.

Hacia las 11:30, ya redesayunados en Lazkao, nos plantábamos en el puerto con 3ºC y una niebla y un viento helado, dejémoslo en desagradable.



Llevábamos suficiente ropa de abrigo y nos la pusimos toda antes de empezar a caminar.



Los árboles lo habían pasado peor que nosotros y comenzamos la marcha a buen ritmo.




Pero todo mejoró cuando cambiamos de orientación y entramos en el valle. Dejamos la niebla atrás, descendiendo hacia Ataun, y guardamos el exceso de ropa para disfrutar del sol que nos calentaría el resto de la jornada.

Pasamos por un túnel, por la zona de las cadenas (¿necesarias con el suelo helado tal vez?), por un sumidero y llegamos al embalse de Lareo.



Dimos un paseo por la zona antes de comer el pequeño refrigerio que llevábamos y descubrimos motivos a saco para volver otro día.



Nos despedimos del embalse y regresamos al coche en menos de una hora con algo de pena. Quizás otro día ampliemos la ruta hasta Sastarri, un viejo conocido de algunos.



PD: Más fotos que texto. A veces pasa.
PD2: Donde dije "a saco" quería decir "en saco".




No hay comentarios: