www.flickr.com

martes, 30 de diciembre de 2014

Interstellar (Una película de Oscar).

Como es una película que aún está en cartelera, aviso de los spoiler que puedas encontrarte en el post. Ahora bien, aun así, te recomendaría que lo leyeras.

No pretendo destripar la película. Tan solo ayudarte a ahorrar un dinero que te puede ir bien para tomarte algo con los amigos (incluidos varios pintxos en lo viejo). Porque la película empieza bien, con un mundo asolado por unas plagas que lo han convertido en un planeta de agricultores de subsistencia. Aun así, las granjas norteamericanas siguen siendo cultivadas por un solo hombre en cada una (interpretado por Matthew Mc Conaughey), asistidos por cosechadoras automáticas. Pero no, no vamos a caer en la tentación y demos por sentado que la situación no precisa de mayor explicación. La trama se va desarrollando para crear el clima. La hija del granjero (que también es ingeniero y ex-piloto espacial) ve señales de un fantasma en su habitación, pero nadie le hace caso. ¿Nadie? No, nadie, ni el director de la película. La referencia al fantasma, esencial más adelante, no tiene peso al comienzo, ni crea en el espectador una sensación de misterio que merezca ser explicado. Sin embargo, otros fenómenos extraños, en la misma habitación de la niña, ya empiezan a inquietarte.

Unas señales en el suelo de esa habitación llevan al protagonista a unas instalaciones secretas de la NASA. Y es allí cuando nos teníamos que haber salido de la película y llegar a tiempo a cualquier otra de los multicines. Porque allí, sentado en una butaca con ruedas e interpretando a un físico de renombre, se encontraba nada más y nada menos que Michael Caine. ¿Qué hacía el señor Caine en esa película? Si el insigne actor hubiera dicho en ese momento: "Hola, soy Michael Caine y quiero comprarme un Mercedes nuevo", no me hubiera extrañado. Ya lo hizo en "Lucy", otra película con la que arregló el techo de su mansión en la campiña inglesa y con la que Scarlett Johansson (nuestra adorable Scarlett Johansson) nos pidió dinero para pagar el parto de su primogénito. En fin, que até los cabos. El amigo Matthew (dejad que me ahorre el copia/pega de su apellido), flamante reciente ganador de un Oscar con una película por la que había cobrado una miseria (léanse 145.000 dólares USA) estaba haciendo caja con el también doble ganador del Oscar, Michael Caine. Bueno, ¿nadie más? ¿Cómo? ¡Vaya, si también está la asimismo adorable Anne Hathaway por aquí! ¡Otro Oscar más! Y van... Bueno, por "Los miserables" no habrá sacado mucho y de algo tendrá que comer. ¿Me he olvidado de alguien? Sí, claro, John Lithgow también es un actor conocido. Me gusta mucho y no ha ganado muchos premios pero, ahora que ha terminado la serie de "Cómo conocí a vuestra madre", también tiene que buscarse la vida. Tiene un papel menor, pero me gusta y se merece el sueldecillo que le habrán pagado.

Y es a partir de ahí, con tantos Oscar y premios en pantalla a la vez, cuando la película se vuelve una sucesión de promesas incumplidas. Larguísimas escenas de acercamientos estelares, multitud de interesantes preguntas sin responder (Para qué, ¿verdad? 169 minutazos no dan para todo) cuando, ya pasada la mitad de la cinta, llegan a un planeta y... ¡Vaya, si es Matt Damon! ¿Éste no había ganado otro Oscar? Bueno, sí, pero por un guión original junto a... junto a... ¡Ben Affleck! ¿Dónde he leído yo el apellido Affleck antes? Ah, ya, en los créditos del comienzo con... ¡Casey Affleck! ¿Ese no era su hermano? En fin, no tiene nada de malo enchufar a la familia para que se gane la vida ¿verdad? En realidad, esto es Hollywood y supongo que habrá favores por pagar y todo eso.

No voy a seguir. Me hubiera gustado ver otra cosa pero no tengo perdón. O sí, porque en la web ponen la película bastante bien. Dicen que se han preocupado para que las explicaciones físicas sobre la relatividad, los conceptos cuánticos y las diferentes medidas del tiempo en el horizonte de sucesos de un agujero negro sean correctas. Bueno, ¿y el guión? ¿nadie se ha ocupado del guión? Esos conceptos ya los estudié en la carrera, pero yo iba a ver una película de ciencia ficción, no a repasar asignaturas. Respecto a los actores, nada que reprocharles; todos buenos en su papel. El problema no es ese.

Nada, que me extiendo demasiado. ¿Queréis verla? Esperad a que la echen en la tele, no tardará. Entonces la grabáis en vídeo y comprimís los 169 minutos en 90; así sólo os sobrarán 20. No hay nada que justifique verla en el cine, ni tampoco te la pueden estropear si te la cuentan. No hay nada que estropear.

Por cierto, Matthew, ¿no te acuerdas? Ya estuviste en una película similar, "Contact", y se ve que se te quedó clavada la espinita de no ser el prota. Lo que no has tenido en cuenta es que aquella estaba basada en una novela de Carl Sagan; y ese hombre no sabría de cine, pero lo que es del Espacio y de comunicar, iba sobrado.

PD: Que no, que ni el día del espectador.
PD2: Si lo que quieres son palomitas, te las haces en casa.
PD3: La niña que hace de hija también actúa bien; espero que gane su Oscar en breve.

No hay comentarios: