www.flickr.com

lunes, 22 de diciembre de 2014

Alborta (12.240 dm.), sí; Tutturre, no.

El sábado, 13 de diciembre, amanecimos con intención de subir al Tutturre. Sin embargo, los preparativos se alargaron más de la cuenta y salimos con un plan B en el bolsillo.

Nos detuvimos, como siempre, a redesayunar en Lekunberri; pero algo había cambiado. Las mesas eran distintas, las sillas eran diferentes y en la barra lucía, redonda y caliente, una tortilla de patata. Hicimos los honores.



Comenzamos a caminar a las once y cuarto. Llovía ligeramente y la humedad y el frío nos hicieron abrigarnos. El cielo estaba plomizo pero no había previsión de que aquello fuera a mayores. No tendríamos sol pero tampoco tormentas. Lo que tampoco tuvimos fue acompañantes. Un par de montañeros a lo lejos, en el cresterío de Uharrain, fue todo lo que vimos en toda la jornada.

Las manchas de nieve nos fueron entreteniendo y llegamos al collado que da paso al Tutturre a sabiendas de que ese no era el día. Nos desviamos al cercano Alborta (12.240 dm.) que nos recibió con su buzón setero roto y un ligero viento helado.



Recolocamos el sombrero al buzón para proteger la nota que dejaron los muchachos y descendimos hasta un claro para el avituallamiento.



Ya en el coche, cuando nos quitábamos las botas, una furgoneta blanca nos pitó desde la carretera. Eran unos caseros que me hacían señas. Me acerqué.

_Kaixo, ¿dónde habéis andado? ¿Por Beloki?
_No, hemos estado en Alborta.
_¿Y no habéis visto ganado?
_No, no hemos visto nada en todo el día.
_¿No habéis visto vacas?
_No, nada en todo el día.
_¿Ni ovejas?
_Nada en todo el día.
_¿Tampoco habéis visto caballos?
_Tampoco, no, nada.

En eso, el compañero del conductor se asomó riéndose y preguntó:

_¿Y cabras tampoco?
_Tampoco.-respondí. (aunque luego caí en la cuenta de que se estaba burlando de su amigo).
_Anda, tira.- le dijo.

Y siguieron buscando su tesoro perdido.

De vuelta, nos detuvimos de nuevo en Lekunberri para tomar un café caliente en la plaza y disfrutar del aroma de la leña quemada.

PD: Encendían las luces cuando regresamos a casa.



PD2: Ttuture, tres "t"; a la Tercera será la vencida (espero).


No hay comentarios: