www.flickr.com

domingo, 9 de noviembre de 2014

El corredor modesto.

Marc vuelve a la Behobia. La semana pasada, Josema me llamó para ver si íbamos a quedar con él, como de costumbre. Y allí estábamos, este pasado sábado, en el Vallés, casi todos los habituales y algunos nuevos, tomando pintxos para celíacos, aunque no lo fuéramos (cómo se parecen a los champis y a la tortilla de patatas de siempre).

Charlamos de todo, de la familia, de carreras, de ciclismo... Le preguntamos a Marc si había estudiado el nuevo perfil de la Behobia y no, no lo había hecho. Ningún problema. Echamos mano del periódico y Josema desgranó, de una en una, todas las posibles incidencias de la carrera: aquí una rampa larga pero suave..., aquí una chincheta..., ojo con esta parte que engaña.... Había que preparar las nuevas estrategias, escoger los puntos donde atacar y, dependiendo de mil circunstancias, intentar hacer un buen papel.



Marc es un corredor modesto. Modesto en los medios de que dispone para entrenar y modesto en cuanto a sus objetivos, pues conoce perfectamente su nivel y el de sus adversarios. El nivel de un deportista de élite se prepara en función de unas fechas a lo largo de la temporada; no se puede estar en forma en todo momento. Bajo esas circunstancias, él está comenzando su preparación, en tanto que sus principales rivales han centrado sus objetivos en esta carrera. Así, su meta está en el cajón más bajo del podio. Sin embargo, le comentamos que eso no puede ser, que todos los corredores intentan mejorar de año en año y que, por lo menos, este año tiene que mejorar un puesto. Solo uno.

Para nosotros ya es un campeón. Solo le falta la txapela.

¡Ánimo, Marc!

PD: Los pintxos para celíacos tienen pan para celíacos.

No hay comentarios: