www.flickr.com

domingo, 10 de agosto de 2014

Las cosas como son.

Estamos en cierto lugar de los Picos de Europa. En el hostal se hospedan con nosotros un padre con su hijo; son de Barcelona. Al parecer fueron allí hace diez años y ahora, con el vástago ya hecho un mocetón, vuelven para recordar aquel viaje. Hablan con el dueño del hostal.

_La verdad es que esto es precioso. Nosotros hubiéramos vuelto antes, pero es que estáis tan lejos...

_No -responde nuestro anfitrión- nosotros estamos aquí. Los que estáis lejos sois vosotros.



PD: Hay verdades como puños.
PD2: ¡Qué placer volver a escribir!

1 comentario:

eresfea dijo...

Sutil etnocentrismo...