www.flickr.com

viernes, 20 de junio de 2014

Rumorología.

Durante la pasada fiesta de fin de curso, Asier tenía dos actuaciones con sus compañeros. Una, la "oficial", y otra con la Bertsolaritza de este año que hicieron en el Teatro Príncipe. Entre una y otra, se acercó hasta donde estábamos sentados.

_Me han dicho que he ganado el concurso de fotografía. ¿Nos vamos a quedar a los premios?
_¿Y quién te lo ha dicho?
_Una niña de la otra gela.
_¿Y a ti te lo ha dicho la andereño?
_No.
_Vale, luego lo hablamos.

Este año, el colegio había organizado un concurso de fotografía sobre el parque de Cristina-Enea. Un viernes, al volver de clase, los muchachos cogieron las cámaras que les llevó Nieves y se pusieron a ello. Aimar no consiguió hacerlas porque la suya no terminó de funcionar (esa cámara prestada hay que jubilarla pero ya) pero Asier pidió permiso y se fue por su cuenta a ver qué sacaba.

Ya en casa, pasamos las fotos al ordenador para seleccionarlas: Pato, pato, pollo, pato, gaviota, flor, flor, árbol, pato, patito, patos,....

_¡Espera, aita!

No hacía falta ver más. En el monitor, una familia de patos (monoparental) era la elegida. Asier no tenía duda. Yo tampoco.


Volviendo al tema. Se suponía que el director del colegio avisaría a los ganadores para que estuvieran en la entrega de premios; y no habíamos recibido respuesta. Es un viejo truco de los concursos. Para que los afortunados acudan al evento y todo quede bonito, se les avisa con tiempo. Así, si vas a ver si has ganado y no te han llamado... mejor que te ahorres la desilusión.

La ceremonia era a las ocho y media, por lo que decidimos evitarnos la espera y, de paso, el mal trago. Sin embargo, el lunes por la mañana, una compañera de Aimar se acercó y les comentó que había oído el nombre de Asier el sábado, con lo de las fotos. No eran rumores, había ganado.

PD: Un diploma y 30 euros en un vale para gastar en Decartón, que ya tienen destino. Entre otras cosas, una pelota para su hermano.

2 comentarios:

IMANOL dijo...

Enhorabuena Asier! sigue los pasos del aita.

Juan Antonio dijo...

Desde luego Sergio tienes unos chavales fantásticos.