www.flickr.com

viernes, 13 de junio de 2014

No es lo mismo.

Hay veces en las que caemos en el error de pensar que la misma situación se repite y comenzamos la frase con un "Vamos otra vez a...".

El sábado 31 de mayo, fuimos otra vez al colegio para la fiesta de patinaje de Aimar. Una vez más, unos veinte niños de segundo de primaria y unos cuarenta de primero, se pusieron a patinar a toda velocidad por la pista. Sin casco, sin coderas, sin rodilleras,... sin miedo. Pasado un tiempo, los dos grupos se dividieron, como siempre, y a los de Aimar les dieron unos sticks para jugar unos partidillos de hockey. Velocidad, palos y pelotas, no hay ni que decirlo pero los muchachos se lo pasaron en grande.

Terminada la exhibición llegó el momento de la entrega de trofeos y cada niño recibió una copa.

Aimar alzó la suya mientras miraba hacia nosotros, sudoroso y exultante.



Cuando fuimos a recogerle, le comenté:
_Ya tienes dos copas, Aimar; como la del año pasado.
_No, Aita, ésta es más grande. Ésta es la de los mayores.

No, no es lo mismo.

PD: Y sí que era más grande.
PD2: La foto es un posado y no refleja con exactitud la situación.

No hay comentarios: