www.flickr.com

miércoles, 18 de junio de 2014

Cosas de la edad.

Quiebro la esquina y me topo con un grupo de jóvenes; cuatro chicos y dos chicas que rondan los veinte. Caminan con esa velocidad despreocupada propia de los extremos de la vida. Ocupan todo el ancho de la acera, coches aparcados a un lado, muro al otro. La calle es estrecha pero no demasiado larga, por lo que opto por adaptar mi paso al suyo en lugar de adelantarles. No puedo evitar escuchar.

_Jo - dice una de las chicas- tengo una duda gorda. A ver si me ayudáis. En el curro donde estoy van a organizar una cena. Y me han invitado.
_Pues vete, no seas tonta.- responde un chico.
_Ya, pero es que los del curro son todos cuarentañeros. Son todos viejos y con niños.

La calle se acaba y les rebaso. No demasiado rápido, ya no tengo edad.

PD: Mis niños me esperan en casa.

3 comentarios:

eresfea dijo...

Sí, sí, ellos rápidos... Pero tú, en vez de doblar las esquinas, las quiebras. Y eso ni Conan, oye.

Sergio dijo...

Es por el gimnasio. Cachas que se pone uno.

Juan Antonio dijo...

jajajajaja, Que el chasis se vaya estropeando, no significa que el motor no funcione. Pobre petisuis, cuando llegue a la treintena jajaja