www.flickr.com

martes, 27 de mayo de 2014

Querido Sr. Miyagi.

Querido Señor Miyagi.

El pasado sábado, Asier asistió al campeonato de Gipuzkoa de clubes de judo. El ambiente era muy agradable, y Asier charlaba con los de su equipo mientras se iban formando los grupos. Éstos se componían de cinco niños de diferentes pesos que combatían con los de otro club de uno en uno. Todo iba discurriendo con normalidad cuando unos gritos nos llamaron la atención. En uno de los tatamis, un sensei chillaba a un niño que estaba en pleno combate. Le decía que estaba haciendo mal y qué tenía que hacer. En un momento de receso, mientras se arreglaban los judogis, agarró a uno de los muchachos del grupo y le indicó gráficamente al que estaba en el combate qué era exactamente lo que tenía que hacer.

(Los chicos del Cobra Kai)

Aquello me recordó mucho al Cobra Kai y enseguida pensé en usted. Decirle también que todos los niños de ese grupo ganaron sus combates de manera contundente y la mitad de sus contrincantes terminaron cuando menos doloridos.

Por fin, le tocó el turno a Asier. Tras el saludo inicial, los muchachos se agarraron y estuvieron moviéndose durante un rato por todo el tatami. Al final, Asier aplicó todos sus conocimientos aprendidos hasta la fecha y con un rápido movimiento cayó de espaldas sin hacerse el más mínimo daño.

El resto del campeonato transcurrió de manera similar, añadiendo algunos padres que coreaban y "animaban" a sus vástagos con vehemencia.

Para terminar, comentarle que, a diferencia de la película, los chicos del Cobra Kai ganaron el campeonato.

PD: Le echamos mucho de menos, Sr. Miyagi.

No hay comentarios: