www.flickr.com

viernes, 7 de marzo de 2014

Asturias no solo es fabada.

Mira tú que no habremos ido veces ni nada a Oviedo que aún encontramos cosas nuevas que conocer. Por un lado, la extraña manera que tienen de celebrar los carnavales. Los sobrinos tuvieron fiesta lunes y martes, como Asier y Aimar, pero esos días no hubo cabalgatas ni desfiles en Oviedo, sino en Gijón. En la capital se celebran la semana siguiente, cuando ya no hay fiesta.

Y como segundo descubrimiento, un nuevo sitio donde comer; que no todo va a ser fabada.

Por un lado, hongos escondidos. Y qué mejor escondite que debajo de un jamón o enterrados entre puré de patata y un huevo escalfado.



Y como broche final, el plato estrella, cucurucho de mar (de sabor más original que el nombre).



PD: En El reloj de Porlier.
PD2: Así no hay manera de terminar un régimen.

No hay comentarios: