www.flickr.com

viernes, 31 de enero de 2014

De buzón a buzón.

Suena el telefonillo.
_Es tu hermana.-dice Nieves.
 Abre la puerta pero no sube nadie.
_Que raro, parece que se va.- comenta. La verdad es que no se ve nada bien este cacharro. He visto una melena y me pareció que era ella. Bueno, salgo un momento a un recado, ahora vuelvo.

Al rato, vuelve con una carta en la mano. La acaba de recoger de nuestro buzón; sin sello, sin remite, sin destinatario... pero sabemos para quién es.



Otra alegría más.

PD: De buzón a buzón sin pasar por Correos.
PD2: Ya no nos quedan cartas en los buzones montañeros.

No hay comentarios: