www.flickr.com

domingo, 17 de noviembre de 2013

Txameni (12.990 dm.)

El sábado, 9 de noviembre, tras el paso de un frente frío y adelantándonos al siguiente, elegimos Txameni ó Txemine (12.990 dm.) para volver a recorrer nuestros montes cercanos. La previsión anunciaba lluvias a primera hora de la tarde así que, con esa indefinición horaria, pusimos rumbo a Lekunberri. Tras el redesayuno de rigor, dejamos el coche en Albi y comenzamos la ruta.

El camino a Txameni es compartido con la directa a Beloki y lo fuimos recorriendo con tranquilidad. Y tanto que tranquilidad. Cada dos por tres nos deteníamos a contemplar setas de todos los tamaños, colores y quién sabe si sabores. El caso es que las íbamos dejando en su sitio porque no conocíamos ninguna.



 ¡Cómo nos acordamos de EGR! Hemos decidido ahorrar para comprarle un móvil con Guasap y poder mandarle fotos y hacerle consultas al momento.


Un clic para comprobar el tamaño de nuestra desgracia (o fortuna)


Al rato llegamos a los pies del Beloki. En lugar de subir hasta el collado de Urdangoene, decidimos tomar una línea más directa hasta nuestro objetivo. El viento empezaba a soplar y enseguida comprobamos que nuestro atajo era mucho más expuesto que la otra opción. Nos abrigamos y seguimos ascendiendo. No tardamos mucho en acercarnos a la cima. Cubierta como está de arbustos nos costó un tiempo llegar hasta el buzón. El viento arreciaba cada vez más y apenas pudimos meter la carta, sacarnos una foto y empezar a descender.


Esta vez lo hicimos por el lado contrario, no sin antes pasarnos por el vecino Txorrotxeta, donde sí hicimos foto pero no dejamos carta; una cada ascensión está bien.


El tiempo iba cambiando y apretamos el paso. Estábamos llegando al collado que da paso a Bustintza cuando vimos a un grupo que subía hacia Beloki por el lado equivocado. Dos mujeres se detuvieron al vernos mientras los hombres les gritaban que a ver qué hacían.

_¡Preguntar!- respondieron.

Resultó que conocía a una de ellas aunque hacía años que no la veía.

_Hola, Maite.
_¡Anda, Sergio!
_¿Qué andáis por aquí?
_Pues nos hemos perdido. Hemos venido del Guardetxe pero no sabemos encontrar el camino.
_Ya. ¿Qué camino habéis cogido?
_Ni idea. Esos sabrán.- y señaló con el bastón a los dos hombres que se acercaban.
_Podéis volver por Pagomari pero se os va a hacer de noche. O podéis ir hasta Albi y luego seguir la carretera.
_¿El camino está marcado?- preguntó la otra chica.
_Sí. Nosotros vamos a bajar por ahí.
_¿Pero no tiene pérdida?- volvió a preguntar, nerviosa.
_Que no, que no.

En eso se acercó uno de los hombres y le dije por dónde bajar aunque obviamente, no le hiciera falta.

Y así, los perdimos de vista y anduvimos, solos y tranquilos, de regreso al coche por el hayedo otoñal.



PD: Última foto otoñal antes de las nieves de la semana siguiente.
PD2: La primera hora de la tarde comenzó a las 14:57, que es cuando entramos en el coche y empezó a llover.

2 comentarios:

Jesus dijo...

Hola, Sergio:
Ya estoy aquí, como todos los años y para lo mismo.
Vergüenza me da preguntarte si tenéis lotería de Navidad en la Fotográfica.
Si habéis hecho me gustaría que me reservaras una participación, quedamos donde me digas (un sitio razonable, no me vayas a citar en algún 10.000 dm), te la pago, hacemos cuentas y nos tomamos algo para "mantener la línea curva".
Saludos y abrazos,
Jesus G.

Sergio dijo...

Hola, Jesus, asiduo silencioso. Te he escrito a la que supongo todavía tu cuenta de correo con los pormenores del asunto. Por cierto, bien recordado, que este año es de la que toca.