www.flickr.com

sábado, 19 de octubre de 2013

Eclipse de luna (II).

Hace poco más de dos años, inventamos la expresión: "Tener más paciencia que un astrónomo vasco". Ayer, corroboramos nuevamente el hecho.



Se anunciaba un eclipse penumbral de luna. Menos espectacular que el total, el porcentaje eclipsado probablemente teñiría la luna de un tono anaranjado o rojizo. En la anterior ocasión se produjo temprano y cerca del horizonte, pero esta vez se retrasaría un poco, hasta las dos de la madrugada. Por fortuna, lo podríamos ver desde la ventana.Los muchachos se apuntaban; la hora no importaba.

Pasadas las diez y media los ánimos se fueron sosegando. Pusimos una película larga y esperamos. Durante la cena ya había intentado explicar el proceso del eclipse penumbral, pero dudo que terminara de hacerme comprender. El total es mucho más sencillo.

Terminados los dibujos, Aimar descansó los ojos. Y los mantuvo así hasta el día siguiente. Yo iba asomándome de vez en cuando pero, a eso de la una y con la luna llena en todo su esplendor, aparecieron las nubes. El final es tan obvio como el de una película de Disney. A las dos menos cuarto, perdida toda esperanza, nos fuimos a la cama.

Por fortuna, los ánimos siguen intactos. Otra vez será.

PD: O la otra, o la otra, o la otra,...

No hay comentarios: