www.flickr.com

jueves, 1 de agosto de 2013

Altitud, agua y arena.

Hemos recorrido media España probando las diferentes combinaciones de altitud, tipos de agua y granulado de la arena.

Así, comenzando por los Picos de Europa, sobre una altitud media de 900 m.s.n.m., nos hemos mojado (pies, manos y cabeza) en aguas frías e impetuosas recién salidas de las entrañas de la montaña, pisando cantos rodados y piedras de generoso tamaño.

En el caso de Ruidera, la altura media ha sido de 800 m.s.n.m. y nos hemos bañado en unas cálidas e iridiscentes aguas mansas; los grijos de sus playas rascaban los callos de nuestros pies.

Por último, un efímero paso por la Villa y Corte, a unos 650 m.s.n.m., nos deparó baños con aguas del Canal de Isabel II, de temperatura y presión variables (vía chorrillo de ducha) y paseos por las duras playas de asfalto (dicho sea lo de la playa con permiso de Los refrescos).

Terminado el estudio y llegado el momento de las conclusiones, determinamos que:

_Las aguas frías (heladas) refrescan más pero no son aptas en caso de querer tener descendencia. Sin embargo, la naturaleza nos protege evitando el baño prolongado al restringirse a pozas de difícil acceso con cantos, algunos más afilados que rodados.
_Las aguas tibias y mansas de La Mancha carecen del oleaje y servicio de limpieza y renovación proporcionado por las mareas oceánicas. Así, ciertas zonas adquieren bonitos matices iridiscentes de distinta tonalidad según el ángulo con que reflejen la luz del astro rey y la última oferta de crema solar del Mercadona.
_Situarse cerca del centro de la península convierte la imperiosa necesidad de ir a la playa en una cuestión de tiempo.
_El término "Local climatizado" no tiene traducción al euskera (para dos días al año no compensa el esfuerzo).
_El concepto "gazpacho" ha derribado las fronteras andaluzas para penetrar en los territorios aledaños (y damos gracias por ello).

Recién llegados de la toma de notas para el estudio, procedimos a un baño en las frescas y procelosas aguas del Cantábrico. En la imagen al pie, se constata, sobre el fino lienzo de la arena de La Concha, lo sanos y fuertes que hemos vuelto (sobre todo a Aimar, segundo por la derecha).


PD: Existe un estudio paralelo sobre frescor nocturno veraniego y su relación con la falta de adherencia ocular durante el sueño.
PD2: Los resultados aquí expuestos no son concluyentes.
PD3: ¡Viva el gazpacho de sandía!

No hay comentarios: