www.flickr.com

martes, 11 de junio de 2013

Altivo y generoso.

Así es él, altivo y generoso a la vez.



El paraguas camina siempre por encima nuestro, protegiéndonos de la lluvia a costa de su propia caladura.

PD: Ya es hora de que descanse.

No hay comentarios: