www.flickr.com

lunes, 6 de mayo de 2013

Urepel (10.560 dm.)

Rondaban las diez de la mañana del pasado sábado cuando redesayunábamos en Leitza. Nuestro objetivo,  subir a Urepel desde Ixkibar. Bajar... bajar ya veríamos por dónde.

Dejamos el coche junto a otros tres. Un grupo de unas ocho personas tomaba rumbo directo a Izaieta, por la pista . Fue la última vez que vimos a nadie con mochilas en toda la jornada. Sin mochilas, a dos caseros y a un grupo de moteros que nos anduvieron mareando todo el día.

Comenzamos la ruta bajo un día claro y fresco, el mejor para caminar. Las predicciones auguraban que el tiempo mejoraría, pero nunca hay que fiarse demasiado de esas predicciones; a saber con las tripas de qué animal las habrán hecho. Íbamos cogiendo altura en amplios y cómodos zigzag, evitando los atajos rompe-piernas. Al rato llegamos al hayedo. El verde de la primavera sigue reluciendo en las hojas, fresco, intenso, reconfortante. Nos tomamos el primer respiro y chocolate, y disfrutamos de ambos.



Continuamos subiendo y salimos del bosque. De pronto, un ruido de motor hizo callar a los pájaros. Nos volvimos y pudimos ver a los trialeros disfrutar de su afición sin molestar a casi nadie (solo éramos cuatro). Recorrieron toda la cresta y confiamos en que no destrozaran la cima. Por fortuna la evitaron y solamente reacondicionaron el camino que bordea la ladera.

Con la meta a la vista, y ya fuera de senda, llegamos a Urepel (10.560 dm.) a la hora del mediodía (hora solar). Las nubes bajas nos tapaban las vistas esperadas mientras una niebla suave amenazaba desde el oeste. Rellenamos la hoja para el buzón y descansamos un rato.

(unos ven un homenaje a Chillida, otros un puño americano)

Con un pie en Navarra y otro en Gipuzkoa comimos algo. La amenaza de niebla se fue por donde había venido y decidimos volver por otro camino. Tomamos dirección oeste. El primer tramo de bajada fue incómodo. Sin darnos cuenta nos íbamos internando en terreno de cazadores. Palomeras,  plataformas, escaleras,... la ladera estaba repleta de puestos de caza. Seguíamos la línea de la alambrada oxidada pero cada dos por tres un árbol o unas grandes ramas de pino (caídas o taladas) bloqueaban el paso y teníamos que retroceder para rodear el obstáculo. Parecía que hacía tiempo que nadie había ido por allí y la huella estaba cubierta por agujas de pino hasta casi desaparecer. A la media hora nos cruzamos con la pista y continuamos la excursión más relajados.

Todavía no habíamos comido, e iba haciendo falta. Para nuestra sorpresa, al superar un paso, nos encontramos con un majestuoso refugio abierto.


En el exterior, una mesa de hormigón para una docena o más de personas nos esperaba calentada al sol. En el interior, otra mesa tanto o más grande, fregadera, chimenea y barbacoa para otro día que llueva. Disfrutamos del lugar y la comida y encaramos alegres y contentos el último tramo de la jornada, no sin antes borrar del lugar cualquier vestigio de nuestro paso.

Nos quedaban unos kilómetros hasta empalmar con la pista de Leitzalarrea y aún hubo que bajar y subir un par de pendientes (algunas bastante pronunciadas). Pero no tuvimos mayor problema y llegamos sin novedad a Izaieta donde flexionamos el cuello frente a los abetos gigantes. Unos metros más adelante, encontramos el lugar al que, hace dos meses, prometimos volver. Los renacuajos ya campaban a sus anchas y media docena de salamandras les acompañaban en su metamorfosis. Mientras estábamos ensimismados en la charca, los moteros nos volvieron a pasar. Iban de pie, sobre los estribos. Los muchachos y yo comentamos que aunque fueran de pie eso no cuenta como andar.


PD: De parte de Asier: "Los renacuajos hacen cosquillas con la cola partida."
PD2: Y un café en Iruso de los que hacen afición.








2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡De acuerdo!, el café de Iruso es muy rico. La última vez me tomé dos.

El emplazamiento de esa mesa veo que lo guardas como si fuera un txoko lleno de hongos.

Preciosa zona, preciosa excursión.

Abrazos,
Iñaki M.

Sergio dijo...

Que va, Iñaki, si el refugio es libre, no seré yo quien lo esconda. Ya me dirás qué te parece. Que lo disfrutes.

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4423937