www.flickr.com

domingo, 21 de abril de 2013

Si los niños gobernaran el mundo.

_Aita, ¿nos cuentas un cuento?- dice Aimar, ya en la cama.
_Bueno, ¿sabéis que en el monte donde vamos mañana hay un montón de cromlechs, dólmenes y menhires?
_¿Y eso qué es?- pregunta Aimar.
_¡Lo que lleva Obélix, Aimar! ¡Calla! Sigue aita- dice Asier.
_Sí, eso. Y resulta que esos montes eran la frontera entre dos culturas. Al oeste del valle ya no hay más menhires.
_¿Y por qué había una frontera?
_Seguramente porque estarían peleando los unos con los otros.
_¿Y por qué?
_Pues por la caza, por la pesca, por tener tierras más fértiles...
_¿Y no podían compartirlas?

PD: La solución en un niño de seis años.

1 comentario:

eresfea dijo...

Y las cárceles serían de flan.