www.flickr.com

domingo, 28 de abril de 2013

La abuela de Ander y diez más.

El viernes, 26 de abril, Ander presentaba su nuevo libro, "Mi abuela y diez más". Una pequeña historia autobiográfica en la que se entrelazan, en mil y un pases, la historia de la Real Sociedad, de la ciudad y del propio Ander y su familia. Y allí estaba yo con Asier y Aimar, habiendo excusado Nieves su asistencia ("Soy del Athletic, qué quieres"), molestando a un Ander que subía y bajaba la banda, atendiendo a los medios, al portero y a algún delantero.

Al rato se nos unieron Patxi, Jonathan, Pilar, Imanol y Josean, y deambulamos por el museo de la Real Sociedad. Contemplamos las famosas bandejas conmemorativas de las dos ligas; la decoración ambientada en el antiguo campo de Atotxa, cajas del mercado de frutas incluidas; y entramos en la diminuta sala de trofeos, que habría que ampliar en un hipotético futuro porque no han dejado espacio para más.



Llegado el momento, bajamos al graderío y, agolpados como en Atotxa, escuchamos a Emilio Sánchez (libros del K.O.) comentar las dificultades para convencer al autor de que escribiera este libro, y el personal enfoque que le ha dado para salir del atolladero. Ander, a pase de Bixio Górriz, explicó su relación de amor-odio con la Real y un buen número de anécdotas que no desvelaré con afán de que compréis el libro. Una sencilla frase, de difícil explicación para el foráneo, trasluce la actitud tanto del autor como de los protagonistas de su obra: "Somos guipuzcoanos". Y en esa sencillez, en esa timidez para expresar los sentimientos, en ese avergonzarse de los éxitos propios estábamos cuando llegamos al sorteo del libro. Fue Aimar el elegido para sacar de la bolsa el boleto premiado. Lo leyó para el cuello de una camisa que no llevaba y desveló un nombre que no era el nuestro. Una vez más, emoción hasta el pitido final. Así que no tuvimos más remedio, compramos dos ejemplares y uno nos lo dedicó a mi hermano Miguel, forofo de la Real en sus tiempos.

Hoy he terminado de leer el libro de Ander. Lo he hecho en dos partes y un descuento. Pero no hablaré sobre las anécdotas que en él desgrana, sino en lo que ha producido en mí. Ha conseguido mantenerme en un estado de constante emoción, en un escalofrío continuo. Me ha hecho rememorar las mismas sensaciones que él vivió en carne propia. Las mismas fechas, los mismos lugares. He revivido el instante donde estaba con mi familia, pendiente de la radio cuando ganamos la primera liga; la desazón cuando oí, estando solo, esos minutos finales que nos hicieron quedarnos en segunda; y he recuperado, sin darme cuenta, la primera persona del plural para referirme a un equipo del que no soy socio pero que tiene algo especial cuando hablo de él; sobre todo cuando vivía en Bilbao.

Creo que Ander ha conseguido su propósito y en cada uno de nosotros han palpitado por un momento los mismos sentimientos de aquellos años. Él lo negará, como buen guipuzcoano, pero lo ha hecho bien y a conciencia. Incluso eligiendo Madrid como comienzo de su gira para promocionar el libro. Dando al eterno rival el honor que cree merecer pero guardando la sorpresa para ese minuto final, reservando el 26 de abril, día de la consecución de la primera liga, para él y para nosotros.

¡Gol por toda la escuadra!

PD: Habrá una segunda entrada con este tema; como hubo una segunda liga.

1 comentario:

Ander dijo...

Muchas gracias, Sergio. Gracias por el texto, por la compañía el viernes, por la colaboración de Asier y Aimar... y espero que para la segunda entrada que prometes no me obligues a escribir un segundo libro.