www.flickr.com

domingo, 24 de marzo de 2013

Blogafari 2013.

Sexta edición de la blogafari, esta vez con la entrega de los Premios Blogafari como colofón de la fiesta.



En la imagen de los artistas, Asier y Aimar, podemos encontrar las referencias a los premiados. Así, destacan en el dibujo, la boca de cueva, de Imanol; el dolmen, de Jonathan; la bicicleta y el ciclista, de Ander (que no pudo acudir al evento); el tren y el río, de Xabier; las montañas, las setas y las flores, de Josean; y la orgullosa familia, del que suscribe.

Pero no todo iban a ser palmaditas en la espalda sino que también buscábamos alguna que otra palmadita en la tripa y para eso se unieron a la cita, Patxi, el bloguero sin blog; Ángel, flamante número 9 con hambre (de gol); Pilar, montañera de afinada puntería; y Asun, asidua de estos eventos y animada recogedora de premios.

La reunión tuvo lugar en la sociedad fotográfica, de amplias capacidades artísticas pero exiguas en lo que a fogones se refiere. Sin embargo, los expertos se adaptaron a las circunstancias y prepararon con gran trabajo y poco precio un menú de plato único; esto último más por lo rebañados que iban quedando los platos que por otra cosa.

Comenzamos con una ensalada de pasta, anchoas, nueces y vinagreta, obra de Pilar y Ángel (como pinche abridor), alegrada con unos langostinos, aportados por Asun. Seguimos y/o alternamos con unos champiñones y un revuelto de hongos de Leyre, de Josean (Leyre, lugar; Josean, cocinero). Y por último, unos chorizos a la sidra (culpa mía) finamente pinchados por el afilado (cuchillo de) Jonathan, antes de pasar al postre de Imanol; un sencillo pero resultón helado con zumo de naranja (este último recién abierto).

Llegados a los premios, se procedió a la lectura del acta del jurado, quedando otorgados a los blogueros asistentes y al ausente en las diferentes categorías (que al fin y al cabo eran la misma).



(los premiados y resto de comensales con los "minhires")

PD: Aún quedan trofeos para otros blogueros.

4 comentarios:

Jonathan dijo...

Y lo bién cortados y pinchados que estaban los chorizos...

Sergio dijo...

Cierto, cierto, Jonathan. Son detalles que pasan fácilmente por alto y que marcan la diferencia entre un sueño placentero y una noche de Almax. Rectifico y amplio la entrada agradecido por tu puntería certera.

Jonathan dijo...

Por cierto, no hay que olvidar ese gran discurso que distes!!!

Sergio dijo...

Bah, cuatro líneas. Lo que pasa es que la hoja era un Din A4 y ocupaba las dos caras.