www.flickr.com

domingo, 27 de enero de 2013

No solo de pan vive el Hombre pero...

... nos lo están poniendo difícil.

En marzo de dos mil doce, cerró Ogietxe, la panadería del barrio, donde nos habíamos hecho un hueco. A nadie que haya ido leyendo el blog durante estos últimos años le traerá por sorpresa que nos gusta el pan. Y no solo comprarlo, también charlar con la panadera o el panadero, del tiempo, de qué poca gente hay hoy, de cómo han crecido los chavales o de lo que sea de lo que se suele hablar. En Ogietxe empezó Asier a pedir el pan, previo Buenos días, y también Aimar, unos años después.



Nos costó encontrar sustituta, recorrer varias panaderías, probar muchos panes, charlar con demasiadas dependientas que no te miraban a la cara, hasta encontrar nuestra panadería actual.

El jueves cerró Rich.

Rich era la panadería donde comprábamos el rosco de reyes pero, sobre todo, era el recuerdo de la panadería de la infancia. En ella comprábamos los cruasanes cuando dormíamos en casa de mis abuelos, y en ella encargaba mi abuela la nata para rellenar sus petit choux en navidad (así los adaptaba a mi gusto porque los originales, los recubiertos de caramelo duro me hacían daño en los dientes).

El jueves compramos las cuatro últimas bombas de crema. Los niños se las comieron de vuelta del colegio, como hacía yo en las ocasiones especiales; Nieves, también; yo lo hice en casa, intentando mantener en el recuerdo un sabor que, comprobé, ya tenía grabado a fuego en mi memoria.



PD: "My Taylor is Rich" (bueno, ya no).

4 comentarios:

Iñaki Munain dijo...

"Rich". "Bomba". Grandes palabros.
Qué caro es el pan por estos lares.
Plantearos lo de la auto-producción. Nos han pasado una máquina del "Carrefour" que hace maravillas.
Por lo demás, suerte con la búsqueda de panadería.

Tia madrina dijo...

El ultimo dia de Rich me compre el curasan (croissant)y me di el homenaje para desayunar.....Snif, snif...como echare de menos el rosco de Reyes...snif...snif...

eresfea dijo...

Suscribo emocionado como pocas veces ante una lectura todo cuando has escrito desde que anuncias el cierre de Rich.
Los mejores roscos de reyes; las bombas (atómicas); añado: los bollos suizos.
¡Ah...! ¡Los bollos suizos...!
Mi madre y yo, ante la noticia nos miramos un rato en silencio, con un regusto de memorioso en el paladar.

Urge que catalogues esta entrada como corresponde: "Apocalipsis".

Sergio dijo...

Gracias, iK, ya la tenemos (la panadería, no la máquina). Buen pan, buen trato.
eresfea, para mí el bollo suizo siempre fue el hermano elegante del cruasán. Ese tocho de azúcar que lucía intentando cubrir su brecha central no me terminaba de gustar y su dorado impermeable impedía el unte en el colacao si no se partía antes (con la consiguiente posible desaparición en manos y boca de cualquiera de mis tres hermanos).
Suscribo y añado la categoría de "Apocalipsis".