www.flickr.com

lunes, 21 de enero de 2013

La última fila de tambores.

Catorce años de cocineros, este año (el quince) de soldados napoleónicos pero siempre, siempre, en la última fila de tambores. Doble tradición.



PD: Ciclogénesis explosiva a nosotros. ¡Ni una gota!
PD2: Como si hubiera importado.

2 comentarios:

eresfea dijo...

¡Pero qué esbelto y desparramau, ahí haciendo el Cristo de tamborrero! Como si nada, oye.

Sergio dijo...

Un secreto fotográfico, casaca negra sobre fondo negro. Un éxito, oiga.