www.flickr.com

jueves, 18 de octubre de 2012

En Leitza quieren a los guipuzcoanos.

Este puente del Pilar culminamos lo que habíamos estado preparando los últimos meses. Pedaleamos con nuestros amigos, Adolfo, Ainhoa y Rafa, los veintisiete kilómetros que separan Andoain de Leitza; los treinta y dos de Leitza-Lekunberri-Leitza (aquí se nos unió Javi, quien añadió comienzo y final desde Andoain en el mismo día); y los mismos veintisiete de Leitza a Andoain, pero esta vez cuesta abajo. Asier llevaba su bici y demostró que no hay etapa imposible si la compañía es buena. Desde el comienzo anduvo escapado, bien con uno, bien con otro, y disfrutó de las dos ruedas como no puede disfrutarse andando en un parque urbano o en un bidegorri.

 ¡Viva el Leitzaran! ¡Viva el Plazaola!


(Bonita imagen de la cuadrilla escorada)

A causa de la lluvia, partimos de Andoain pasadas las dos de la tarde del viernes e hicimos noche en Leitza. El hostal Musunzar tiene unas bonitas habitaciones renovadas, con wifi y televisión en todas ellas, y un comedor abarrotado donde hay que reservar si quieres cenar. El menú es mejorable pero tampoco hay más sitios en el pueblo donde comer otra cosa que bocadillos. Y si los hay, no los encontramos.

Desayunamos en cafetería conocida donde preguntaron por nuestra procedencia.

(Relato de Nieves; yo estaba con los niños)

_¿De dónde sóis?- preguntó la panadera, cruasán en mano.
_La mitad de Bilbao y los otros de Donosti.-dijo Rafa.
_¡Ah, guipuzcoanos! Aquí queremos mucho a los guipuzcoanos. Sí.- respondió.

Salimos bien desayunados y nos dirigimos a la carnicería de Perurena. (Nuevamente, las notas son de  Nieves).

_¡Qué! ¿Venís a por setas?- soltó la carnicera a bocajarro, mientras afilaba un cuchillo que llegaba hasta Lekunberri (destino de ese día).
_No, no, venimos a andar en bici. Ayer vinimos desde Andoain.
_Es que la gente viene a por setas y coge un montón. Vienen hasta autobuses llenos desde Getxo solo para coger hongos. Yo no sé de eso pero el otro día una señora cogió catorce kilos y los vendía a quince euros, y eso son... No me parece bien. Hay que coger para comer, hombre, pero eso...
_Ya.
_Bueno, ¿qué queréis? ¿Esos niños son vuestros? Si queréis tengo chorizo de pamplona para los niños, pero si queréis chorizo bueno, tengo éste.-dijo la carnicera mientras se le dilataban las aletas de la nariz.

Nos llevamos "éste".

Nos pusimos en camino para la ruta estrella, pero no por distancia sino por el nerviosismo de cruzar el túnel de Huitzi. El año pasado, la humedad, la niebla, el frío y la oscuridad lo convirtieron en el tramo más duro. Con Asier "por su cuenta" teníamos las lógicas dudas.

Pero no fue así.

El túnel se encuentra totalmente habilitado. La iluminación es completa, haciendo innecesarias las frontales, y ya no hacía tanto frío ni viento con en septiembre pasado. Una pena.



(agua sigue habiendo en el túnel; y estalactitas en formación)

La lluvia fue la protagonista al comienzo y al final del puente, pero nos respetó el resto del tiempo. Bueno, más o menos, que ya estamos en otoño.

PD: Las notas de Nieves han sido ligeramente dramatizadas en pos del interés del relato.
PD2: Los embutidos de Perurena son impresionantes. Lástima que no pudiéramos coger una chuleta.
PD3: Me acordé del EGR. Ahora tiene un nuevo competidor, el egr (el getxotarra robasetas).


8 comentarios:

Ander dijo...

Sergio, esas mazas torneadas solo se las había visto a Djamolidine Abdoujaparov.

Sergio dijo...

Es una labor de canteros, Ander.

eresfea dijo...

Completamente de acuerdo con la señora. Las setas se recolectan por el placer de la búsqueda y del hallazgo, y porque son muy ricas para comer. Y se comen, a ser posible, en compañía. Y se regalan para que la gente disfrute parte del regalo que ya ha recibido el recolector.

Los seterosexuales entendemos que salir al campo a recoger setas para vender es casi un ejercicio de prostitución.
EGR.

mòmo dijo...

Jeje. Qué ganas de meter la mano en la foto y quitar la baranda que os sostiene...

Sergio dijo...

Bueno, solo caerían Ainhoa y Rafa (pobrecitos, qué mala eres), nosotros permanecemos apoyados en Nieves, pilar de esta familia.

Sergio dijo...

Eresfea, suscribo completamente lo dicho por la señora y por tí; sobre todo por tí.

Iñaki Munain dijo...

A eso lo llamo yo "planazo". Ese túnel...

Sergio dijo...

Iñaki, el túnel ha perdido ese punto de temor que antes inspiraba pero sigue siendo el punto culminante de la ruta. Ahora vienen malas fechas, mucho agua, pocas horas de luz,... pero ya te veo pedaleando el año que viene con la familia, aunque solo sea con la mayor y el resto os estén esperando el Leitza. Y no te olvides que también tienes Leitzalarrea para completar el fin de semana por si quieres alternar con la bici.