www.flickr.com

sábado, 20 de octubre de 2012

Carambolas del destino.

Vagando por el facebook, "clic" y participé en un concurso de Izadi, la tienda de montaña. Sorteaban dos entradas para el Mendi tour 2012, el festival de cine de montaña organizado por el Club Vasco de Camping. En un primer momento, el premio recayó en una persona que no podía asistir y que lo cedió para que se volviera a sortear. Y así, por una carambola del destino, las dos entradas fueron a parar a Iñaki, el vecino de aquí al lado. Aproveché la ocasión para felicitarle y me correspondió con el ofrecimiento para usar su segunda entrada. Acepté gustoso.



Sorteo, recogida de entradas y proyección fueron todas el mismo día, pero no hubo problema y, algo antes de las siete y media, por fin nos conocíamos en persona y entrábamos en el teatro Principal dispuestos a ver los cuatro cortometrajes. Escogimos unas buenas butacas delanteras, próximas al pasillo exterior. Lo de buenas es por cómodas, no había otras, la sala estaba a rebosar.

Comenzó la proyección con Arditan, el retrato de un pastor, Enrike, en las faldas del Gorbea. Una vida dedicada a las ovejas y en la que la comodidad personal y familiar, queda pospuesta hasta sus años postreros. Seguimos con Línea continua,  relato de una cordada de padre e hijo, miembros de la familia Barmasse, con gran tradición como guías de montaña en el Cervino. Juntos afrontan, con éxito, uno de los últimos retos pendientes de los Alpes. Tras ella, llegó el turno a Cold. Denis Urubko, Simone Moro y Cory Richards, acometen la primera invernal al Gasherbrum 2. El título no deja lugar a dudas. Frío al comienzo de la escalada, frío durante el esfuerzo físico, frío dentro de los sacos y la tienda, frío en el campo base; creo que hasta la gente se ató las chaquetas en mitad de la proyección. Y terminamos con The swiss machine, donde Ueli Steck, con todos los récords de velocidad de ascensión imaginables, muestra una personalidad completamente alejada de la competición, entendida ésta como la superación de sus rivales. Ueli solo compite consigo mismo y verle correr, resbalar y volverse a enganchar en mitad de una pared es algo que impresiona.

Salimos contentos del cine, nos tomamos algo y charlamos un poco. Monte, rutas, niños, hablamos de todo eso y más. Y una pregunta. ¿Qué película de las cuatro elegiríamos para que vieran nuestros vástagos? La de Arditan, con el pastor Enrike ayudando a parir una oveja, dando leche a un cordero que no quería comer y sacrificando a otro con la misma naturalidad que quien se hace unas sopas de pan para desayunar (que también); la de padre e hijo jugándose la vida en pos de un reto imposible; la del frío eterno, con los tres protagonistas saliendo ilesos de una avalancha y viendo el rostro desencajado de Richards mientras Urubko y Moro siguen adelante sin más; o la del suizo metódico que tiene ocho meses de entrenamientos por delante perfectamente organizados día a día.

Iñaki pensaba que la del pastor, que los niños asumen mejor las cosas de la naturaleza. Yo también lo creo así.

PD: Y como tiene que ser, paso a Iñaki de los Paseos para conocer a Mi paseo matutino. Ya quedan menos blogueros que no conozco en persona. Todo se andará.

2 comentarios:

Iñaki Munain dijo...

Entraste sin conocer de qué iban las pelis pero veo que las has interiorizado perfectamente.

Y gracias, porque por lo que veo me has ascendido en el ránking ;-)

Sergio dijo...

De nada, era lo que correspondía. Y gracias a tí, fue una experiencia memorable.