www.flickr.com

viernes, 15 de junio de 2012

Síntomas.

_Ama, me duele la cabeza- dice Aimar.
 _¡Maldita sea la puñetXXX fiebre! ¿Vamos a estar todos los días igual? ¡Ya estoy hasta las narices! ¡Tengo unas ganas de que acabéis el colegio y os alejéis de esos malditos virus, que no te cuento!- chilla Nieves.

 Como aclaración, decir que este invierno ha sido duro para Aimar. Ha estado con fiebre semana sí, semana no. Tal vez porque las aulas de preescolar no se ventilan demasiado (por decir algo) y los virus esperan acechantes; quién lo sabe.

 _A ver, Aimar, quítate la visera y ven aquí. Mmm, no te noto caliente, ¿te duele mucho?- pregunta su madre.
 _No, ya no.- responde el infeliz, con el rostro compungido.

Y su madre le da un beso en la frente, mientras afloja el velcro de su gorra.
 

 PD: La aclaración no ha de tomarse como excusa ante la retahíla de improperios sino, más bien, como introducción al contexto histórico.

No hay comentarios: