www.flickr.com

viernes, 30 de marzo de 2012

El intercambio (II).

Una vez más, me llamó y recibí una convocatoria críptica.

_Tenemos que quedar para hablar de unas cosas que se me han ocurrido.- me dijo por teléfono. Llevaré un mapa y una brújula.
_Vale, cuando quieras, un día de estos si te parece.

Estábamos en el equinoccio de primavera así que, vista la experiencia, me imaginé sobre qué podría versar la charla.

_Pero también necesito una cuchara, así que tenemos que quedar en un bar.
_¿Una cuchara?
_Sí.
_¿Te parece bien mañana?

Y así es como nos citamos para hablar el veintiuno de marzo, un día después del comienzo de la primavera, con un mapa, una brújula y una cuchara.

Se presentó con una bici como las que usaban los grandes ciclistas de antaño en sus años de gloria, con los cambios de marchas en el cuadro. Fuimos al bar más próximo y pedimos unos cafés. Al momento, sacó un libro con un mapamundi, una caja con una brújula coetánea de la bici y una abigarrada lista de preguntas manuscritas en el envés de un trozo de sobre.


Hablamos durante un buen rato sobre cuándo comienzan las estaciones, por qué tienen duraciones diferentes, cómo se sabe que empiezan en un día y a una hora determinada y, sobre todo, cómo hacer todo eso sin necesidad de complejos aparatos. Sacó la brújula, regalo de su padre, y charlamos sobre el magnetismo de la Tierra, los polos geográfico y magnético (fijo y móvil, respectivamente), las manchas solares y las auroras polares, y de por qué, durante los equinoccios (de primavera y otoño), las auroras boreales y australes son perfectamente simétricas. Comentamos el problema del rozamiento en la reentrada a la atmósfera para las naves espaciales y por qué ese problema se transforma en virtud cuando hablamos de meteoritos. Vimos la influencia de la presión atmosférica en las botellas de agua y en la formación de burbujas en las brújulas de aguja flotante.

Y entonces, limpió la cuchara.

Y debatimos sobre la inversión de la imagen en las superficies cóncavas (tan difícil de entender como de explicar), de puntos focales, de imágenes reales y virtuales,...

Pasaba de la hora y teníamos que terminar. Lástima, porque me hubiera gustado saber más de la historia de esa brújula, de la bici con los cambios de palanca,...

PD: Bueno, no me importa tanto. Sé que volveremos a quedar, enseguida llega el solsticio de verano.

4 comentarios:

eresfea dijo...

Bendita curiosidad.

J.M. dijo...

Te has dejado un tema muy interesante (y que fue comentado con plano a escala y todo): la optimización del número de horas encendido de un termo de agua caliente de 150 litros para el uso de 3 espartanos durante 3 días... De nuevo una gran charla, interesantísima, didáctica, sin desperdicio... Mila esker, Sergio.

Sergio dijo...

Bendita y por mucho tiempo, Josean.
Josema, cierto, no lo he puesto. Considéralo un consejo relacionado con el desarrollo de mi faceta profesional actual. Si quieres cambiarlo, ya sabes dónde acudir. Y las gracias, a tí. Siempre son un placer estas charlas mano a mano contigo. La próxima, con más tiempo, que a mí también me toca.

Ander dijo...

Tremendos.