www.flickr.com

domingo, 29 de enero de 2012

El hilo gris.

El viernes, Asier y yo, acudimos a una invitación. Eider Elizegi presentaba en Donosti su último libro, El hilo gris. No nos lo podíamos perder.



Eider acudía arropada por Juanlu, su compañero de cordada, el escalador asimétrico. Explicó brevemente cómo se gestó este libro; poco a poco, delante de sus ojos. Cada vez que Eider se detenía frente a una roca, frente a un líquen, y sacaba su cámara del bolsillo, se añadía una página más. Entonces él no se daba cuenta de lo que esas fotos iban a ser; Eider, tampoco.

En el hilo gris se aúnan hermosas fotografías y preciosos textos. Es un libro de escalada, pero no de rutas sino de sensaciones, de sentimientos. Primeros planos de roca, de grietas, de vida. Setenta imágenes, setenta textos, como setenta son los metros de su cuerda simple.

Asier quería hacerle una pregunta, pero no se atrevía delante de tanta gente. Terminada la presentación, se acercó a ella. Charlaron unos instantes, le dedicó el libro y nos fuimos, despidiéndonos de Ander y de Josu Iztueta.

Salimos al frío de la noche.
_¿Qué le has preguntado, Asier?
_Si no le daban miedo las alturas.
_¿Y qué te ha dicho?
_Que como a mí.
_¿Y a tí te dan miedo?
_Bueno, me da más miedo estar a poca altura que a mucha.
_¿Y eso?
_Porque a mucha altura me da tiempo a agarrarme si me caigo.

PD: Añado un hermoso paseo más a mi web.

Menos y más.

Busco un hueco y ataco las fotos de la tamborrada; las novecientas cuarenta y dos.

Sé que mi tamborrada, la de la Sociedad Fotográfica, es la menos fotografiada (por razones obvias), la de Asier, la infantil, la más; en mi recuento 75/867.



Pd: El primer año que sale.
Pd2: Tenía pase de fotógrafo para seguirles. No son 867 fotos de Asier.

martes, 24 de enero de 2012

Tamborrada.

Ya expliqué en su día en qué consistía la Tamborrada del día de San Sebastián; no me repetiré. Sin embargo, no quisiera dejar pasar la ocasión sin puntualizar algún detalle más.

_En caso de posible puente, ¿se podría cambiar al lunes o viernes el día de San Sebastián?
_Para los que no les haya quedado del todo claro, comentar que es más fácil que el gobierno pase al lunes más próximo el día de año nuevo que mueva de su sitio el día de San Sebastián.

_¿No hay peligro de que las tamborradas lo notaran en caso de haber dicho puente?
_Aun no conozco un donostiarra de pro que prefiera cogerse un puente a darle a un parche o tablilla (según) con todas sus fuerzas. Si alguien se fuera es que no salía con ninguna sociedad. Y si era un espectador, no importa. No tocamos para que nos miren.

_La tamborrada, ¿es música?
_Cualquier individuo ajeno a la ciudad podría alegar que lo que hacen las tamborradas no es música. Aun sin importarnos un comino su opinión, decir que todos y cada uno de los miembros que participan tocando un tambor o barril, han recibido una cantidad variable de formación musical, ya sean doce años de solfeo o cero (cero es una cantidad).

_¿Cómo es posible que sin haber ensayado, los componentes de una tamborrada sean capaces de desfilar?
_Con poner un pie delante del otro es suficiente. La chepa del de delante y el tambor del de atrás hacen guardar la formación. En el caso de los barriles, hay que añadir la curvatura natural del abdomen.

PD:Quien no haya venido, ya tarda. Aunque lo intente, me es más fácil explicar Mecánica Cuántica.

martes, 17 de enero de 2012

Tocando el cielo.

Pospusimos nuestra clásica navideña hasta comienzos de año. La paciencia, el saber esperar el momento adecuado, es clave en el éxito de una expedición. Cierto que más importante aún son los compañeros, pero de eso no podíamos tener mejores; aunque faltara alguno. A última hora, Aimar se vio afectado por problemas estomacales y se quedó en el campo base, calentito y expectante. Nieves lo acompañó en su penar por no poder ver la cueva.

El domingo, quince de enero, tras el intento pospuesto del día ocho, debido a las malas condiciones meteorológicas, el equipo formado por Josean, Imanol y Sergio, acompañó a Asier en su reto ochomilista (y pico). Tras Hirumugarrieta y Urkieta, llegaba el turno del Sastarri.

La expedición montañera se complementaría con otra práctica habitual de nuestras citas, la investigación espeleológica. Así, a la hora acordada, y provistos de frontal, botas, mochila y ropa técnica adecuada (algo que se lave fácil-dijo el guía-, que la cueva pringa mucho), comenzamos nuestro reto.

El camino nos dirigía hacia Ataun, pero siempre es necesario realizar la aproximación lentamente y sin prisa; el cuerpo ha de aclimatarse. Así pues, nos detuvimos en Lazkao para finalizar el proceso y nos aprovisionamos de productos locales.



Proseguimos camino, enfilando la pista forestal con el ánimo festivo. Entre ¡halas! y ¡yepas!, brincamos con el todo-terreno, acertando en todos los baches que pudimos; el gusano loco de las ferias ya nunca será lo mismo.

La entrada de la cueva está señalizada para el ojo experto; y de eso andábamos sobrados. Josean nos instruyó: "ropa, frontales, cuidado con los resbalones y gorra para las cabezas (sobre todo las peladas)"; le hicimos caso.


Durante un tiempo indefinido exploramos las galerías. Admiramos las formaciones rocosas, las coladas, el lago subterráneo; comprobamos que la Naturaleza siempre se abre paso y vimos arañas escorpión, polillas y murciélagos trasnochadores, a los que no quisimos molestar.

Salimos al calor del sol y aprovechamos para picar cualquier cosa. Mientras Josean preparaba un sencillo queso Provolone y después una txistorra de Irura, Imanol repartía unos vasos para un chocolate caliente que reconfortara nuestro espíritu. Como no podía ser de otra forma, continuamos el camino más animados.



Nuestros pies volaron y hollamos la cumbre cerca de las dos de la tarde, hora local. Asier conseguía así su tercer ochomil (y pico) y dejaba en el buzón cimero muestras de ello; muestras que quizás otro montañero nos remita en un sobre próximamente. Un hecho que nos despistó en ese momento fue la inscripción de la altura del Sastarri en el buzón; indicaba 989 metros. Luego supimos que la altura oficial son 996 m.; a un paso de los diez mil.



Las vistas sobre el valle eran espectaculares, contemplando el domo de Ataun, la cima del Txindoki y varias cumbres de un Aralar con diminutas manchas de nieve. Cerramos la ruta descendiendo por una ladera herbosa y cruzando un bosque por un camino casi borrado. También nos cruzamos con las inscripciones de varios menhires; lo único que quedaba de ellos.

Todo un lujo de día, excursión y compañía.

PD: Sastarri 9.960 dm.
PD2: Imanol, Josean, muchas gracias.

lunes, 16 de enero de 2012

Jazz del bueno.

El pasado viernes, la Big Band de mi amigo Dizzy Dorronsoro actuaba en la Sala club del Victoria Eugenia. Nos había invitado días atrás y lo había comentado con Asier; iríamos. Habíamos visto a bandas en el kiosco del Boulevard en otras ocasiones, pero esto era un concierto, una cosa seria.

No podía estar más equivocado.

Hay una diferencia esencial entre ver a una Big Band en el exterior, a veinte metros de distancia, y disfrutarla en una sala recogida y a apenas metro y medio de un saxo barítono. La experiencia es radicalmente distinta. Yo así lo vi; en mí, en las sensaciones que transmiten y en el movimiento rítmico de los pies de Asier durante todo el concierto.


El jazz de una Big Band es divertido, es alegre, es... desconcertante. Asier lo miraba todo y no paraba de susurrarme al oído, por el piano, las guitarras (¿son como la de tu amigo Rober?), los saxos,... y por las chicas que cantaban (¿es inglés?).

_¿Donde está tu amigo?- me preguntaba.
_Mira, mira, justo es ese, el de la trompeta y las gafas.

Y en ese preciso instante, Dizzy se levantaba para interpretar su solo.



PD: Para repetir; aun siendo irrepetible.

sábado, 7 de enero de 2012

Oportunidades.

¿Cuántas veces aparece una foca gris descansando sobre una barca del muelle donostiarra?


Pocas, muy pocas. No hay que desaprovechar la oportunidad y nos preparamos para ir a verla. Caen chuzos de punta, con lo que se imponen botas de goma, forro, chubasquero,...

_¿Paraguas? - preguntan.
_Nada de paraguas, podría molestar.

En cinco minutos estamos en la calle (WR*) y trotamos hasta el muelle. He leído la noticia en el DV digital y tal vez ya no esté, pero no importa. Llegamos a la altura del Náutico y no vemos a nadie. Sólo una chica apoyada en la barandilla. Nos acercamos.

_¡Aita!- dice Asier- ¡Está ahí, sobre la barca!
_Chsss- dice a los niños la chica. No chilléis o la podéis espantar.

Callamos y nos acercamos. La miramos. Nos mira. Durante un tiempo permanecemos así, en silencio. Sólo yo me muevo, haciendo fotos.

Asier empieza a preguntar: ¿es una foca? ¿es un león marino? La chica que está a nuestro lado parece pertenecer a AMBAR, la asociación que se encarga de la conservación de la fauna marina en nuestras costas, pero tampoco lo sabe.

Tras un rato más, nos despedimos cordialmente y volvemos a casa.

Al llegar, nos ponemos a investigar, comprobando que era una foca gris. Lo sabemos porque carece de orejas, no así como los leones marinos que las tienen, aunque pequeñas. Seguimos salseando y aprendemos mil cosas más.

PD: Y Aimar vio un cormorán.

WR*: World Record.

jueves, 5 de enero de 2012

Noche de reyes.

Preguntas y respuestas para una noche mágica.

¿Son magos los reyes por traer regalos a los niños?
No lo creo, los niños también reciben regalos por su cumpleaños o en ocasiones especiales.

¿Son magos porque consiguen entregarlos en una noche?
Bueno, hay servicios de SEUR, DHL, UPS, etc, que no tienen nada que envidiar.

¿Son magos porque visitan miles de casa donde les dejan leche y galletas y no se les amarga el carácter por la acidez?


Seguramente por eso y porque no han caído en manos de la diabetes y la obesidad en todos estos años.

PD: Por no hablar de la dieta de los camellos, que se compone básicamente de dulces y barreños de agua. Dura vida la de los camellos.

domingo, 1 de enero de 2012

Calendario enero.

Algunos lo habéis recibido, otros lo recibiréis en breve. Al resto iré presentando, por entregas, el nuevo y flamante calendario del dos mil doce.

Empecemos por enero.


Espero que os guste.

PD: Un clic y a imprimir.