www.flickr.com

viernes, 16 de diciembre de 2011

Largo camino hacia Zuni Pueblo.

El miércoles, asistí a la presentación del nuevo libro de Alber Vázquez, Largo camino hacia Zuni Pueblo.



Es Alber escritor de buenas novelas; novelas que da gusssto leerlas (así, con esa ese larga); novelas en un contexto histórico largamente documentado sobre el que construye su narración.

En esta ocasión, la trama se desarrolla, geográficamente, en esa zona de América que tan bien conocemos de los western. Es esa época anterior a la llegada del blanco anglosajón, mucho más blanco que el blanco español, quien más bien tendría un tono más curtido. Aún no estaba John Wayne, aunque sus habitantes ya eran, todos ellos, feos, fuertes y formales (que diría Loquillo). Españoles de sangre mezclada que buscaban su sitio en una tierra inmensa. Lo mismo negociaban que peleaban con decenas de tribus, quienes también tenían sus más y sus menos entre ellas. Vivir, matar, morir, vamos lo que se dice irse apañando hasta que llegue tu hora.

Comparaban el estilo de Alber en este libro con las novelas de a duro que, en otra época, vendían en los quioscos: indios, vaqueros, tiros,... Una literatura actualmente dignificada (con tapas duras y todo), si bien siempre habrá quien la mire de soslayo mientras pasea bajo su brazo las quinientas páginas del último best seller (su autor favorito, seguramente).

Begoña del Teso acompañó a Alber en la presentación, lo mismo que Ander, yo mismo y un grupo selecto de donostiarras que no hicimos caso del temporal y que disfrutamos, y compramos, el libro. Por cierto, tras Resiste Tucson, éste será el segundo libro de una trilogía, tetralogía o hasta donde llegue o le dejen llegar.

Yo ya tengo el mío, dedicado por el autor. Como futuro regalo de Navidad, no puedo comentarlo pero, habiendo leído sus dos anteriores, lo sufro con ansia.

PD: Alber, como todos nosotros, gusta de comer caliente, así que os recomiendo que compréis el libro.

3 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Hoy he ido a otra presentación en Elkar, también había temporal, y se me ha hecho raro no verte por allá. Miraba inquieto a las escaleras, a ver si por fin bajabas, y nada. ¿Se lo habrá llevado una ola?, he pensado. Me alivia ver este post. Ya haremos con Alber una representación de alguna batalla hispano-apache, por ejemplo en la Plaza Guipúzcoa.

Sergio dijo...

Pues qué casualidad, he pasado con Asier por delante y no he visto nada anunciado; y eso que me he parado en el escaparate. Claro que íbamos a la juguetería Antón y a La mejillonera a tomar algo y guarecernos del temporal. Y dicho esto, también se me hace raro no haberte encontrado allí.
PD: De acuerdo con lo de Alber. Me pido de Toro sentado.

Anónimo dijo...

Hablando de Donostia, a ver si solucionan esto: http://www.adslzone.net/postp2088954.html

Eskerrik asko