www.flickr.com

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Mitos.

Desde que tengo uso de razón gastronómico, he oído hablar de los crepes de la madre de Ricardo. Decían, los que habían tenido el privilegio de probarlos, que te hacían pasar a un nivel superior, que te llevaban al éxtasis, empleando productos dentro de la legalidad. La buena mujer los obsequiaba a los amigos que acudían a su casa pero la suerte (la mala) hizo que nunca hubiera cuando iba yo (bueno, son seis hermanos, era normal). Poco a poco, los crepes de la madre de Ricardo, pasaron a formar parte de la mitología gastronómica, junto al bocadillo de txistorra frita que no repite y la cazuela interminable de cangrejos con tomate.

Pero el sábado, ese mito, cayó.

Ricardo, Rober, Joselu y yo, quedamos para comer, charlar, ver los cambios que Ri ha hecho en su casa y, en fin, para hacer esas cosas que hacen los amigos de toda la vida: construir una burbuja temporal aislada de las preocupaciones del día a día.



Y allí estaban, rellenos de crema y chocolate, de chocolate y crema, plegados en forma de cuadrante, blancos y dorados. Comimos cuatro, un círculo perfecto, a semejanza de las cinturas de varios de los presentes. Terminó el mito de los crepes de la madre de Ricardo para entrar, de pleno derecho, en el Olimpo de los platos únicos e irrepetibles.

PD: Gracias, Ricardo, gracias a tu madre.
PD2: Cuatro, cada uno.

8 comentarios:

IMANOL dijo...

No tendrá a bien, Pitxardo, prepararnos algunos para el viernes...

Rober dijo...

¡Pues yo sólo me comí tres!

Sergio dijo...

Tú porque luces cinturita de avispa.

eresfea dijo...

Joderjoderjoder (babeante), hay que cultivar más estas amistades.

Hebert - paginas web dijo...

jeje bueno como me hubiera gustado probar crepes de la madre de Ricardo, se ven re ricos :)

Sergio dijo...

eresfea, estoy contigo. Conozco a otro que coge hongos.

eresfea dijo...

Creo que pensamos en el mismo, Sergio, ése que respeta escrupulosamente las normas dictadas por la Santísima Diputación Foral de Gipuzkoa.

Sergio dijo...

Y de la navarra, y de la navarra.