www.flickr.com

sábado, 26 de noviembre de 2011

El mejor día.

Últimamente, Asier y yo, salimos a pasear la tarde de los viernes. Es un paseo exclusivo, sin hermano ni madre; para hablar de nuestras cosas. Él me cuenta, yo le cuento.

Entramos a comprar un décimo de Navidad.
_¿Lo eliges tú, Asier?
_Sí, vale.

La lotera saca un fajo de números.
_¿Cuál quieres, majo?
_Que tenga un siete... ¡Éste!
_Toma, ¿quieres un chupa chups?
(Asier me mira)
_Aita, ¿puedo?
_Sí, anda.
Pasa a cogerlo y sale dando las gracias.
_Aita, ¿nos lo han regalado?
_Sí.
_¿Por qué?
_No sé, porque serás muy majo.

Seguimos paseando y tenemos una urgencia. Entramos en unos baños que acaban de limpiar.
_Mmm, ¡qué bien huele! Aita, aquí huele muy bien. ¿Qué olor será?
El limpiador, que acaba de terminar, le mira y le dice:
_Es canela.
_Jo- dice Asier. Pues sí que huele bien.

Estamos cerca de la tienda de mi amigo Antton. Es una imprenta en un sótano, pero tiene papelería a nivel de calle.
_Aita, ¿podemos pasar por la tienda de tu amigo a ver si tienen de esas pinturas que te dije?

Este año pinta en el cole con unos lápices que luego se convierten en acuarelas. La verdad es que no las conozco.

_Bueno, vale, pero las pides tú.
Cuando entramos, se explica perfectamente y la señora le entiende a la primera. Nos enseña varias cajas y nos quedamos escogiendo. Antton se asoma y charlamos los tres un rato. Al tiempo, salimos con las pinturas en la mano y la promesa de enseñar a nuestro amigo los resultados. Volvemos a casa.

_Aita, ¿sabes? Hoy es el cuarto mejor día de mi vida.
_¿Cómo?
_Sí, a la mañana me he encontrado una peonza (es una pieza de un mecanismo que puede girar); luego he elegido el número de la lotería y me han regalado un chupa chups; el señor del baño me ha dicho qué olor era ese tan rico de la canela; y luego hemos encontrado las pinturas que buscábamos.



Me hago la pregunta obvia.

_Asier, ¿y cuáles son los otros tres mejores días?
_Pues el primero cuando nací yo.
_¿Y eso?
_Porque si no nada de esto estaría pasando.
_¿Y te acuerdas?
_Sí, por las fotos y porque me lo contaste tú.
_¿Y los demás?
_Pues el segundo cuando nació Aimar, porque si no me aburriría mucho. Y el tercero, cuando fuimos al monte.

Le estampo un par de besos mientras pienso con qué poco se conforman algunos. Aunque, bien mirado, no sea tan poco.

PD: Pienso en mis mejores cuatro días.

4 comentarios:

JESUS dijo...

Deberías de pensar en tus mejores TRES días, porque hay uno que ya está claro, el 25/11/2011. ¡Qué afortunado eres, Sergio!.

Andanhos dijo...

¡Precioso relato!
Estoy de acuerdo con lo que ha escrito Jesús.

Sergio dijo...

Tenéis razón los dos aunque, qué escasos se me hacen cuatro días.

iK dijo...

La inocencia, ¡cuánto hemos de reivindicarla!
Grande.