www.flickr.com

miércoles, 12 de octubre de 2011

El placer de la música.

¿Cómo imbuir en nuestros hijos el placer por la música?

Elementos necesarios:

Caña, "adquirida" junto a cualquier camino que discurra junto a un caserío; bolsa de plástico, procedente de uno de los pocos supermercados que aún la entregan gratis (esta entrada puede ser presentada como ejemplo de reciclaje); la goma, en este caso de una bolsa de txutxes, pero la que ata las cebolletas sirve igual; sierra, tijeras y cinta de cello, habituales en cualquier casa honrada que se precie.


Para el proceso, mejor una fotografía del resultado, que tampoco es para tanto.



PD: En los elementos necesarios, y como se puede apreciar en la primera imagen, es esencial una pastilla de ácido acetilsalicílico (o dos).
PD2: El Paracetamol también sirve.

5 comentarios:

eresfea dijo...

¡Las turutas! Jo, qué recuerdos...

Sergio dijo...

¿Qué dices? ¡No te oigo!

tomarlasriendasdetupropiocamino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
IMANOL dijo...

Míticas turutas... junto al campo de gravilla de Mundaiz, pegado al parque, salía la materia prima para su fabricación. Aquellos tiempos...

Sergio dijo...

Es que ver las cañas y recordar fue todo uno.