www.flickr.com

martes, 18 de octubre de 2011

Carencias.

Brise "un toque"; Air wick, de Wizard; Ambipur "tri-evolution". La televisión está llena de publicidad para aromatizar nuestros hogares. ¿Acaso las casas huelen peor que antaño? Tal vez sea porque no huelen a nada, tal vez sea porque ahora llamamos mal olor a lo que antes no nos molestaba.

Hoy día, las campanas extractoras, las puertas cerradas de la cocina, la comida de microondas,... nada escapa del lugar donde se forja gran parte de nuestra memoria olfativa. Recuerda lo olores de tu infancia. Al llegar a casa, lentejas, pollo asado, tortilla... Nada evoca más que un bizcocho recién hecho.

Todos los artefactos elimina/cubre olores intentan suplir esa carencia de calor que una casa inodora produce. ¿Quién quiere que su hogar huela a campo? Para eso está el campo.


Mi casa huele a puré de verduras, a filete empanado, a castañas asadas, a pañal mojado. Mi casa huele a vida.

PD: Air wick de cocido de garbanzos. Mmm, me lo pensaría.
PD2: Con chorizo y morcilla, obviamente.

4 comentarios:

Susana dijo...

Totalmente de acuerdo y haciendo mención en la misma línea a los perfumes, cremas hidratantes, desodorantes, etc.....que nos ponemos todos los días antes de salir de casa, ocultando nuestro aroma corporal, incluso después de la ducha diaria con geles hiperolorosos, champús y acondicionadores, madre mía ¿qué nos pasa?

Anónimo dijo...

Eso lo dices porque haréis pocas sardinas a la plancha en casa.


Ch.

Sergio dijo...

Hombre, no os pongáis así. Tampoco es cuestión de volver a la época de "El perfume".

Susana dijo...

Pues no, pero un poco más de sentido común no vendría mal.