www.flickr.com

lunes, 18 de julio de 2011

Mariscada.

A los chopitos del otro día, le tenemos que añadir la langosta que nos encontramos ayer.



Creo que el mito de no poderse pegar una buena mariscada en pleno corazón de los Picos de Europa, se cae por sí solo.

PD: Supongo que, al cocer, es cuando cogen su tamaño habitual y se tornan de color rojo ¿no? (es que tampoco estoy muy puesto en el tema del marisco).

3 comentarios:

Liège dijo...

Creo que un bocadillo de jamón os vendrá mejor...

IMANOL dijo...

Nuestro amigo "terror en el limonero" daría buena cuenta de esa langosta. Le encantan. Donde la viste? ya hay por Donosti? es un poco pronto, hasta mediados de Agosto no suele haber tan grandes...

Sergio dijo...

Bueno, Liège, además ya tenemos el pan.
Imanol, la vimos en los Picos de Europa, lugar de montañeros agerridos y langostas gigantescas (y jugosas, que diría nuestro amigo).