www.flickr.com

domingo, 31 de julio de 2011

Inocencia.

Aimar juega con la arena, comentando en voz alta su lista de regalos para el Olentzero (una pala, otro cubo,...); Nieves intenta no tragar demasiada arena; y Asier se sienta a mi lado, mirando al mar en silencio.

_Aita, creo que el Olentzero no existe.- comenta en un susurro sin desviar la mirada.

Durante un instante, no hago ningún movimiento. Mi mente va a toda velocidad. Lo sabe. Sé que lo sabe, pero no me esperaba una cosa así en pleno verano. Lo sabe y me lo está intentando decir. Es inútil negarlo.

_ Bueno, ¿y quién os trae los regalos en Navidad?- digo como quien no quiere la cosa.
_Creo que tú.
_¿Por qué?
_Porque tú sabes lo que me gusta.
_Te lo ha dicho alguien.
_No.
_Pues no se lo digas a tu hermano. Es un secreto. Luego te cuento una historia.
_Vale.

No hay en su voz muestras de decepción. Tal vez lo supiera ya estas Navidades y no se ha atrevido a comentarlo hasta ahora. En cierto modo, parece aliviado.

Más tarde, le cuento el porqué de hacerse regalos, qué simboliza, y por qué lo hacemos en Navidad. Él escucha atento y va asintiendo. El secreto seguirá a salvo para su hermano, y para el resto de amigos de su clase. Ahora, él también lo conoce y participará de otra manera en la fiesta.

La llanura de la playa continúa hasta el horizonte a través de un mar sin olas. Asier ha subido un nuevo escalón y, desde allí, verá la vida de otra forma.

PD: Qué duro es crecer. Qué duro es ver crecer.

4 comentarios:

Liège dijo...

¡Qué duro, pero qué bonito! Asier sabe que tú eres su Olentzero y la belleza de hacer regalos en Navidad. Además, por el modo como lo describes, el momento de vuestra conversación parece haber sido precioso, de esos que uno guarda con mucho cariño.
En septiembre iré a España y espero veros.
Abrazos a toda la familia.

eresfea dijo...

El secreto. ¡Jo!, ¡muy grande!

Sergio dijo...

Liège, así es, duro y bonito a la vez. Nos vemos.
eresfea, otros andan angustiados por cuándo preguntan los hijos por eso de cómo se hacen los niños, cuando el verdadero Secreto de la vida es éste.

Tia madrina dijo...

snif....snif...snif...mi niño se hace mayor...snif...snif..snif...